Compartir

Ciento dos ovejas son utilizadas para controlar las hierbas, consideradas malezas, en un cultivo de caña de azúcar perteneciente a una plantación del departamento del Valle del Cauca en Colombia.

La manada de estos mamíferos adelanta las funciones de ‘herbicidas’ para 550 hectáreas del Ingenio Pichichí, en el centro del departamento con resultados sobresalientes, relató el 25 de septiembre la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca.

videoPlayerId=a2c24ed84

Ad will display in 09 seconds

De acuerdo con el video presentado por la entidad, encargada de los aspectos ambientales de esta parte del país, en el intento por desarrollar procedimientos que mejoren la productividad con un bajo impacto ambiental se implementó la alternativa para controlar las malezas de esta manera.

La ingeniera Diana Lorena Serrano se refiere al sistema sostenible de los ovinos como aliados en el control orgánico de hierbas invasoras del cultivo de la caña.

La ingeniera Diana Lorena Serrano, participa del proyecto.

Uno de los beneficios de las ovejas es que arrancan de raíz las especies vegetales indeseables, evitando la utilización de herbicidas sintetizados químicamente como el tóxico glifosato, que contamina mucho ambientalmente, tanto los suelos como las fuentes de aguas.

Por otro lado, es el sistema por excelencia para la producción de la caña orgánica con la cual se produce el azúcar que el ingenio ofrece tanto al mercado interno como al extranjero, con muy buenos resultados.

El proyecto ya lleva dos años de desarrollo, según cuenta Johanna Patricia Melo, jefe de Zona de la empresa azucarera.

Johanna precisa que los indicadores de control de maleza arrojan datos tales como que en tres meses con tres ovejas se mantiene limpia una hectárea.

De otro lado, los beneficios económicos se incrementan porque no se invierte en mano de obra para el control manual, y tampoco se gasta dinero comprando herbicidas químicos contaminantes.

Los ovinos son conducidos a su área de trabajo.

Diana Lorena también ilustra sobre el adiestramiento de los animales, que ya desde los tres meses de edad son entrenados en sus labores agrícolas, cuando salen al campo siguiendo a las madres y a los otros adultos de la manada.

Los sitios de pastoreo se les asignan entre los espacios que separan los lotes de cultivos de caña con plantas altas, ya desarrolladas.

Una rentabilidad adicional resulta de la comercialización de los ovinos, llegados a la edad conveniente.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ovejas, en vez del herbicida glifosato: la innovadora propuesta de un ingenio colombiano (Video)
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América Colombia


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds