A pesar de que no hay casos de gran notoriedad pendientes en la Corte Suprema para cuando el juez Brett Kavanaugh comience su servicio vitalicio el 9 de octubre, es probable que emita votos de desempate en casos importantes que se están abriendo camino en los tribunales inferiores.

Después de tomar el juramento del cargo, Kavanaugh ocupará el lugar anteriormente asignado al juez Anthony Kennedy –también nominado por un presidente republicano–quien también emitió votos definitorios en casos cruciales, pero decepcionó repetidamente a los conservadores al apoyar a los jueces progresistas en temas como el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El historial judicial de Kavanaugh sugiere que será una voz conservadora sólida y su confirmación ha consolidado una mayoría conservadora en la Corte, un sueño hecho realidad para las organizaciones que han trabajado durante años para cambiar el equilibrio de la Corte Suprema. Este cambio radical en el máximo tribunal podría tener un impacto en leyes que van desde el derecho a portar armas hasta la libertad religiosa, durante décadas.

Esta gran implicancia se hizo evidente poco tiempo después de que el presidente Donald Trump nominara a Kavanaugh en julio, cuando los principales demócratas prometieron en cuestión de minutos hacer todo lo posible para evitar su confirmación. Esa promesa se cumplió al final del proceso de confirmación, cuando la senadora demócrata Dianne Feinstein, de California, publicó una carta anónima con alegatos no verificados, que había ocultado a sus colegas durante semanas.

El resultante escenario demoró el voto de confirmación final unas tres semanas. Kavanaugh negó con vehemencia las acusaciones en su contra, las cuales fueron consideradas sin fundamento por un fiscal de trayectoria y un informe del FBI. Bajo estas circunstancias, el 6 de octubre, 49 republicanos y un demócrata votaron para confirmarlo para el tribunal más alto de la nación.

Si bien ninguno de los casos en la lista actual de la Corte son notables, los jueces suelen tratar los casos de los tribunales inferiores que fueron en apelados. Entre estas apelaciones, pronto podría estar incluida una decisión sobre la orden de Trump de terminar el programa de inmigración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), así como casos de libertad religiosa, fraude electoral y aborto.

En el estado de Washington, una florista cristiana fue multada por negarse a trabajar para una boda homosexual y está apelando el fallo en su contra de una corte inferior. Barronelle Stutzman recibió una multa de USD 1001 después de negarse a hacer arreglos florales para la boda de una pareja gay, argumentando que esto violaba sus creencias religiosas.

El caso de Stutzman enfrenta la protección constitucional de la libertad religiosa con leyes relativamente recientes contra la discriminación, un tema clave hecho a la medida de la Corte Suprema. El caso de la florista es similar al de un pastelero cristiano de Colorado, que concluyó el año pasado con un fallo por poco margen de la Corte Suprema que no estableció ninguna protección amplia contra la posible extralimitación de las leyes contra la discriminación.

También es probable que el destino del programa de inmigración DACA se presente ante la Corte Suprema, con tanto el gobierno federal como los estados apelando los fallos de los jueces de los tribunales de distrito. En Texas, una demanda de más de media docena de estados está desafiando la legalidad general del programa DACA. Los estados presionaron por una decisión final en septiembre, allanando el camino para una apelación.

En Maine, un desafío legal que lleva años contra el fraude electoral está de vuelta ante tres jueces federales. La práctica de ‘gerrymandering’ a la que se refiere el caso –mal vista por demócratas y republicanos pero repetidamente utilizada por ambos– implica modificar los límites de los distritos para influir en el resultado de las elecciones. La Corte Suprema se ha negado previamente a tomar el caso.

Por su parte, los jueces de tribunales inferiores en varios estados están lidiando con su competencia con respecto a leyes que restringen los abortos. En Arkansas, un tribunal está considerando impugnar lo que efectivamente es una prohibición estatal de abortos inducidos por medicamentos. En Iowa, una ley que prohíbe el aborto después de detectar un latido fetal también enfrenta una impugnación.

Mientras tanto, Planned Parenthood, el mayor proveedor de abortos del país, está objetando los planes de varios estados para prohibir los reembolsos otorgados por el programa Medicaid. En otros estados, se están objetando las leyes que imponen regulaciones a los proveedores de servicios de aborto, como la exigencia de vínculos formales con un hospital local.

El historial judicial de Kavanaugh tanto en temas religiosos como en abortos es limitado.

En Newdow v. Roberts, el juez ratificó la decisión de una corte de circuito del Distrito de Columbia que desestimó la querella de un grupo de ateos que se oponían a las oraciones y al agregado de las palabras “lo juro por Dios” en el juramento presidencial, durante la ceremonia de inauguración.

La única decisión del juez sobre el aborto se produjo el año pasado, cuando no ratificó una decisión de la corte de apelaciones que permitía que una adolescente extranjera ilegal en custodia federal se hiciera un aborto. Kavanaugh escribió que el gobierno “tiene intereses admisibles a favor de la vida fetal, proteger los intereses de un menor y abstenerse de facilitar el aborto”.

El intento de Trump de restringir el servicio militar de las personas transgénero ha sido cuestionado en tribunales inferiores y es otro tema que podría llegar a la Corte Suprema.

Después de que cortes inferiores bloquearon la prohibición de Trump el año pasado, el Presidente anunció en marzo que apoyaría el plan del secretario de Defensa, el General Jim Mattis, para restringir el servicio militar de personas transgénero que tienen una condición llamada disforia de género. La administración de Trump ha pedido a los tribunales que permitan que esa política entre en vigor.

A través de La Gran Época.

Cuáles son los casos polémicos que pueden llegar a la Corte Suprema, luego del juramento de Kavanaugh
5 (100%) 1 voto
Temas: Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds