Redacción BLes – Un experimento llevado a cabo por la comentarista afroamericana Candace Owens, demostró fehacientemente que la censura en materia de racismo no se aplica por igual a blancos, negros y judíos en la red social Twitter, informó Fox News.

El test de la directora de comunicaciones de la organización juvenil Turning Point USA consistió en retuitear algunos de los cientos de mensajes de alto contenido ofensivo y xenófobo publicados por la, recientemente incorporada, editora de The New York Times, Sarah Jeong, en los que hacía gala de un racismo extremo y un acusado desprecio hacia la raza blanca.

Owens se limitó a cambiar la palabra “blanco” por “negro”, aclarando en el cuerpo del mensaje lo que había hecho, y que el texto original era obra de Sarah Jeong.

@RealCandaceO

“Los negros sólo pueden vivir bajo tierra como duendes arrastrándose. Han dejado de reproducirse y pronto se extinguirán. Me gusta ser cruel con las ancianas negras”, reenvió Owens.

“Las declaraciones anteriores son de la editora del New York Times, Sarah Jeong. Simplemente cambié la palabra ‘blanco’ por ‘negro’”, añadió dejando constancia de que las afirmaciones pertenecían a la nueva empleada del NYT.

También retuiteó otro mensaje racista de Sarah Jeong, aún más reprobable si cabe (que no reproducimos en este artículo por respeto al lector), reemplazando la palabra ‘blanco’ por ‘judío’.

Sorprendentemente Twitter, que aún mantiene los mensaje de Jeong activos, reaccionó bloqueando la cuenta de Owens acusándola de violar las reglas de la plataforma social.

Aproximadamente 12 horas después, el gigante de las redes sociales le envió un correo electrónico en el que se disculpaba y admitía que había cometido un error, restableciéndole la cuenta. 

The New York Times confía en que Sarah Jeong guíe su rumbo editorial

Charlie Kirk, compañero de Candace Owens en Turning Point USA, explicaba lo sucedido determinando que Twitter aplicaba claramente un doble rasero, en función de hacia quién iban dirigidos los comentarios racistas.

Sarah Jeong, con el edificio de oficinas de New York Times de fondo.

Owens, en una entrevista concedida al medio Breitbart News, mostró su conformidad con la decisión tomada por la red social en cuanto a bloquearle la cuenta por publicar ese tipo de bochornosos mensajes, señalando: “Estos tweets son un ejemplo de conducta odiosa”.

Sin embargo, cuestionó: “¿Por qué estaba bien visto cuando el odio se dirigía a la gente blanca? ¿Por qué sus tweets siguen activos?”.

“En todos los sentidos imaginables, Twitter acaba de demostrar mi punto de vista. En este país se aprueba el racismo contra los blancos”, declaró la comentarista.

La asesora de la Casa Blanca, Katrina Pierson, se sumó a las críticas escribiendo: “Twitter desactivó la cuenta de Candace Owens porque Jack Dorsey [el propietario de la plataforma] aprueba los ataques racistas contra los blancos y esto lo demuestra. Ella literalmente citó a la editora del New York Times cambiando de raza. ¿Me pregunto qué pasaría si toda la gente blanca eliminara la aplicación de Twitter algún día? ¿Alguien quiere elucubrar?”.

Por su parte, The New York Times, defiende la incorporación de su flamante comunicadora excusándola: “Contratamos a Sarah Jeong por el trabajo excepcional que ha realizado… su periodismo y el hecho de que sea una joven asiática la han convertido en objeto de frecuentes acosos en Internet. Por un tiempo respondió a ese acoso imitando la retórica de sus acosadores”.

“Ella lo lamenta, y el Times no lo aprueba”, declaró el medio neoyorquino dando por zanjado el asunto, subrayando que “confía en que será una voz importante para que el consejo editorial siga adelante”.

La censura “poco ética” y otras prácticas dudosas de las BIG TECH

El polémico “baneo” de Candace Owens se produce en mitad del revuelo producido por las revelaciones de la investigación “American Pravda” del Proyecto Veritas -organización especializada en investigaciones periodísticas encubiertas- en las que una serie de vídeos destapan los prejuicios políticos que aplican CNN, Washington Post y New York Times; e incluso más recientemente las redes sociales.

James O’keefe autor del libro: “AMERICAN PRAVDA: Mi lucha por la verdad en la era de las FAKE NEWS (noticias falsas)”, y principal responsable del ‘Proyecto Veritas’, documenta que los empleados de Twitter ven “todo lo que publicamos” en sus servidores, incluyendo “mensajes de sexo” privados, y generan un estremecedor “perfil virtual” de cada usuario, que venden a los anunciantes.

Es alarmante la ingente cantidad de canales de noticias independientes y de medicina alternativa que han sido silenciados y eliminados de las principales redes sociales en los últimos meses, supuestamente, en pos de proteger al usuario de los ‘FAKE NEWS (medios que difunden noticias falsas)’ pero que, como muchos denuncian, podría tratarse de una flagrante y alevosa violación del derecho universal a la libertad de expresión.

De las declaraciones filmadas con cámara oculta de Conrado Miranda, un exingeniero de software de Twitter, se desprende que esta no es una práctica novedosa sino que la empresa actúa habitualmente bajo los caprichos y presiones de gobiernos extranjeros, especialmente de China, silenciando y bloqueando a los usuarios que les soliciten.

En este sentido, el presidente de los EE.UU. Donald Trump, sugirió a Twitter que eliminara las cuentas de los medios que, verdaderamente, difunden noticias falsas y denunció que las plataformas sociales, de cara a las próximas elecciones, estaban aplicando técnicas poco éticas como la llamada “shadow baning (bloqueo encubierto)” para dificultar el acceso a los contenidos de las cuentas de los conservadores republicanos.

No vas a creer por qué Twitter censuró a esta comentarista afroamericana
5 (100%) 1 voto
Share
Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds