Compartir

Los medios de comunicación de izquierdas como Newsweek, Huffington Post y Salon lanzaron un aluvión de noticias falsas después de que yo apareciera en “Fox & Friends” recientemente para discutir las nuevas reglas del Departamento de Agricultura que endurecían los requisitos de trabajo sobre los cupones de alimentos.

Desafortunadamente, las ya muy comunes campañas de desinformación de la izquierda, distorsionando o simplemente mintiendo sobre lo que nuestro presidente dice o hace, o lo que comentaristas conservadores como yo dicen, simplemente dañan a nuestra nación.

El oxígeno de la libertad es la información. Cuando los ciudadanos reciben noticias falsas en su lugar, se convierten en esclavos de las agendas que son impulsadas por los medios de comunicación políticamente motivados.

El titular del Huffington Post decía: “El invitado de Fox & Friends dice que la gente con cupones de comida ve porno en vez de trabajar”.

Pueden imaginarse el correo que recibí de aquellos indignados por mis comentarios supuestamente despiadados sobre los menos afortunados de nuestra nación.

Pero no dije lo que los medios de comunicación de izquierda informaron en sus titulares. Como resultado, no sólo muchos fueron engañados, sino que además no fueron informados sobre lo que dije acerca de dos grandes problemas que enfrenta nuestra nación.

Uno, hay grandes ineficiencias en nuestro programa de cupones de alimentos, el cual, con $65 mil millones en gastos federales anualmente, es uno de nuestros programas federales de bienestar social más grandes. Y dos, la nación tiene un gran problema de millones de hombres en edad de trabajar que han abandonado la fuerza laboral.

Las reglas propuestas por el Departamento de Agricultura se ajustarán a la latitud que tienen los estados al proporcionar exenciones para los requisitos de trabajo existentes para recibir cupones de alimentos.

¿Esto tiene por objeto reprimir a los menos afortunados y a los necesitados? Por supuesto que no, y lo dije explícitamente en la entrevista de “Fox & Friends”. Dos veces dije que la “crisis no son los pobres”. Se trata de “sanos, sin trabajo, la mayoría hombres”.

La norma del Departamento de Agricultura establece explícitamente que el objetivo son “adultos sanos sin personas a su cargo entre 18 y 49 años” y no se aplica a los “ancianos, discapacitados o mujeres embarazadas”.

Se estima que el número total que se verá afectado es de 775.000. Estamos hablando del 2 por ciento de los 40 millones de personas que actualmente reciben beneficios de cupones de alimentos. Con un gasto anual promedio por persona de $1,500, el traslado de estas personas capacitadas a la fuerza laboral ahorraría $1.2 mil millones en gastos de cupones de alimentos por año y agregaría 775,000 ciudadanos productivos a la fuerza laboral.

Según The Wall Street Journal, “Entre siete y nueve millones de beneficiarios de estampillas de comida capaces de trabajar no tienen ingresos”.

El académico del American Enterprise Institute Nicholas Eberstadt ha escrito sobre nuestra crisis nacional de la edad de trabajo de primera, 25-55 años, hombres que no trabajan.

La tasa de participación en la fuerza laboral reportada por la Oficina de Estadísticas Laborales consiste en aquellos que trabajan o buscan trabajo activamente como porcentaje de la población.

En 1965, como informa Eberstadt, la tasa de participación en la fuerza laboral de los hombres trabajadores en edad de trabajar era del 96,7 por ciento. Hoy en día, es del 89 por ciento. Así que casi un 8 por ciento menos de hombres de entre 25 y 55 años de edad están trabajando o buscando activamente trabajo hoy en día en comparación con 1965.

Eberstadt llama a esto “un ejército creciente de hombres desempleados que ya ni siquiera buscan trabajo -más de 7 millones entre 25 y 55 años-, lo mejor de la vida laboral”.

Señala que una de las características que definen a estos millones de hombres que han abandonado la fuerza laboral es la ausencia de familia. O no están casados o, si tienen hijos, no viven con ellos.

¿Qué están haciendo estos desertores laborales?

Pasan 800 horas más al año viendo la televisión y el cine que los hombres desempleados, 1.200 horas más que los hombres trabajadores y 1.400 horas más que las mujeres trabajadoras. El 31 por ciento admite el uso de drogas ilegales, en comparación con el 8 por ciento de los hombres que trabajan.

Tenemos un gran problema que tiene un gran costo moral y económico para la nación.

Pero todo esto no interesa a los medios de comunicación de izquierda. Prefieren transmitir que dije que los pobres están “viendo porno”.

Star Parker es columnista de The Daily Signal y presidente del Center for Urban Renewal and Education.

 

Ir a la Portada de BLes.com.

EE. UU.: “El problema no son los pobres, sino los jóvenes que reciben la ayuda social”
5 (100%) 1 voto

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds