Compartir

Redacción BLes – El Consejo de Asesores Económicos del Presidente (CEA, por sus siglas en inglés) publicó un informe en el que recomienda algunas medidas dirigidas a un alto porcentaje de estadounidenses, en edad de trabajar y sin discapacidades físicas, para impulsarlos a recobrar la autosuficiencia a través de su incorporación al mercado laboral.

La idea es estimular a aquellos estadounidenses que aún estando aptos para el mercado laboral, por alguna razón, se han vuelto dependientes de la beneficencia del Estado.

En este sentido, el documento -fechado el 12 de julio- sugiere la incorporación de nuevos requisitos para acceder a los programas de asistencia social que no dispensan dinero, incluido el programa de cupones de alimentos (oficialmente conocido como ‘Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria’), Medicaid y los programas federales de asistencia para la vivienda.

El informe sigue la estela de la Orden Ejecutiva firmada en abril por el propio presidente Donald Trump, en la que anticipaba que se planeaba “reformar los programas de bienestar social, mediante la reducción de la dependencia y el fomento del trabajo”.

Ayer el CEA emitió un nuevo comunicado en el que respondió a las críticas de su primer trabajo, que señalaban que el presidente Trump buscaba reducir los programas de ayuda. En este marco, el organismo fue categórico en su defensa: “Esperar que los adultos, en edad de trabajar sin discapacidades, trabajen, no debería ser controversial”.

La Casa Blanca, Washington D.C.

En primer lugar, el Consejo asevera que sus críticos han ignorado completamente los resultados del trabajo científico (y bipartidista) que reseñaba el informe. La citada investigación comenzó en 1964 y fue liderada por dos distinguidos economistas, Bruce Meyer de la Universidad de Chicago y James Sullivan de la Universidad de Notre Dame, quienes confirmaron recientemente que se había ganado la “Guerra contra la Pobreza”.

Asimismo, esta victoria en la “Guerra contra la pobreza”, que empezara hace décadas Lyndon B. Johnson, no significó el completo fin de la pobreza -aclara el documento- sino que la frase hace referencia a que, en base al compromiso del presidente Johnson de reducir la pobreza y los programas ejecutados en base al consumo, se ha reducido con “éxito” el 90% de la pobreza.

Volviendo al presente, Meyer y Sullivan dejaron constancia de sus conclusiones en The Wall Street Journal resaltando la notable reducción de la pobreza en los últimos 50 años y dando la bienvenida a los reajustes sugeridos por el gobierno de Trump.

“Es alentador ver que la Casa Blanca, a través del CEA, ha dado el paso de reconocer ese progreso y recomendar que la red de seguridad existente se adapte y mejore a la luz de él”, afirmaron.

El presidente Johnson firma la Ley de Oportunidad Económica de 1964.

Un nuevo escenario

Según el Consejo presidencial, la drástica reducción de las dificultades materiales de los estadounidenses en los años precedentes no se logró a través del trabajo, como habría previsto Lyndon B. Johnson, sino a través del incremento de ayudas estatales no monetarias. Todo ello a pesar de que, a día de hoy, la mayoría de los beneficiarios adultos de los programas de asistencia social, que no trabajan o trabajan pocas horas, no sufren discapacidades y están en edad de trabajar (18-64). 

Por lo tanto, el CEA, después de observar el problema que supone para el crecimiento del mercado laboral que cada año aumente el grupo de adultos aptos que reciben prestaciones sociales, sugiere renovar los requisitos para el ingreso en los programas de bienestar social.

Contando con el aval de “varios estudios bien diseñados” determina que la recepción de ayudas sociales incluso puede generar el efecto contrario, llegando a desincentivarlos y que no busquen una salida a su dependencia. En este marco, el organismo propone limitar la asistencia social, en situaciones normales, a los casos en que las personas se encuentren trabajando o preparándose para trabajar.

La institución concluye diciendo que tanto las personas que viven en la pobreza como los contribuyentes que financian los programas de beneficencia estatal merecen soluciones basadas en la verdad.

“Si como sociedad nos preocupamos por el bienestar material y la autosuficiencia, entonces deberíamos ver las grandes ganancias en bienestar material y la debilitación en la autosuficiencia en décadas pasadas, como una oportunidad para enfocarnos en esto último”, definió el CEA.

Trump propone fomentar el trabajo reduciendo el asistencialismo
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: América EE.UU Finanzas


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds