Están al frente de las cámaras y por lo general, son los encargados de llevar las noticias que ayudan a la sociedad a formarse una opinión, a partir de hechos que muchas veces no son los más positivos.

La vida de Ángela Kennecke, ha transcurrido así por años, pero de la noche a la mañana, sufrió la pérdida más grande que una mujer puede experimentar: la de un hijo.

En mayo pasado, su hija de 21 años, Emily, murió por una sobredosis de opioide, medicamentos, entre los que se encuentra la morfina, destinados a aliviar el dolor.

El 5 de septiembre pasado, en la emisión de su televisora KELO-TV, una filial de CBS en Dakota del Sur, la mujer se sentó como todas las noches y narró una noticia que, esta vez, no era el cotidiano hecho aislado.

“Durante muchos años les hemos entregado noticias sobre la crisis de los opioides, pero ahora esta crisis ha golpeado mi hogar de una forma trágica y devastadora. El 16 de mayo mi hija de 21 años, Emily, murió por una sobredosis”, leía con una voz firme, a ratos entrecortada por el filo de su pérdida.

KELO-TV | Ángela y Emily

No era para menos. Hablaba por primera vez en vivo, en televisión y de forma abierta, sobre su dolor de madre, pero también de su posibilidad de hacer algo a partir de su experiencia.

“La pérdida de un hija viró mi mundo al revés y nunca imaginé que mi hija pudiera hacer parte de las estadísticas que solemos dar en el noticiero”.

Kennecke, periodista e investigadora, reveló a los televidentes que su hija Emily, perdió la vida a causa del envenenamiento por fentanilo, un potente analgésico similar a la morfina y 50 veces más fuerte que la heroína.

Náuseas y vómitos, euforia, sedación y disminución de la capacidad de concentración, son parte de los síntomas que al salirse de control, pueden causar la muerte.

El consumo de opioide, dadas sus consecuencias, fue catalogado por el gobierno de Estados Unidos, como una “emergencia de salud pública” en 2017, cuando 30.000 personas perdieron la vida por sobredosis de esta droga, según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

KELO -TV | Emily

“Un catalizador del cambio”

Ángela Kennecke, periodista, investigadora y presentadora estadounidense, se muestra dispuesta a volverse una portavoz para, a partir de su experiencia, orientar a otros padres y a la sociedad en general, sobre el consumo de opioide en Estados Unidos.

En sus propias palabras busca “terminar con el estigma que rodea la adicción”, a fin de que a que se tomen medidas para frenar la crisis de opioides que sigue cobrando vidas en su país.

Leer la noticia, informando de la muerte de su hija, fue uno de los pasos en su cometido. Los momentos de dolor que la mujer experimentó en público, cuando lo reveló ante cámaras, fueron evidentemente difíciles, pero parte de su labor social en el presente.

Una publicación en Twitter, sobre el momento, al aire, ya sobrepasa el millón y medio de reproducciones.

El registro muestra, más allá de una periodista, a una madre que asegura que no se recuperará nunca de la muerte de su “talentosa, brillante y hermosa hija”.

“Su silla está vacía en la mesa de la cocina. Ahí es cuando realmente duele, cuando miro al otro lado y no está […] Me robaron a mi hija. Simplemente me la robaron”, aseguró la presentadora que trata de enviar, a partir de su caso, un claro mensaje a las autoridades para detener lo que ellos mismos han nombrado una epidemia en el país norteamericano.

A través de:  Bío Bío Chile

El estremecedor momento en el que una presentadora informa en vivo la muerte de su hija
5 (100%) 1 voto
Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds