Compartir

Redacción BLes – En contra de todos los pronósticos, el pequeño Denzeel, no solo logró nacer en el Hospital de Iquique cuando contaba con tan solo 24 semanas de gestación sino que también ha conseguido sobrevivir gracias a su enorme fortaleza y al cuidado de un equipo multidisciplinar de especialistas chilenos, informó SoyChile.

La madre, Elena Ramos Flores, que sobrellevó un embarazo cada vez más complicado, acabó dando a luz a un bebé de 600 gramos, condenado a vivir sus primeros meses de vida en una incubadora de la Unidad de Neonatología del Ernesto Torres Galdames.

Elena Ramos, quién dice vivió experiencias cercanas a la muerte durante el alumbramiento, recuerda estremecida que: “En un principio los médicos me dijeron que no existía ninguna posibilidad de que mi hijo naciera vivo. Me dijeron que solamente me iban a salvar a mí”.

Denzeel vivió sus primeros meses en una incubadora de la unidad de neonatos.

También relató que cuando consiguió reponerse e ir a ver a su hijo al tercer día de nacido, sintió que el mundo se le venía abajo cuando le confirmaron que el pequeño sufría una infección de estómago que le hacía aún más difícil seguir adelante.

En este marco, la Unidad de Neonatología del Hospital de Iquique, encabezada por el doctor Óscar González, se volcaron en los cuidados de Denzeel.

“Nació a las 24 semanas gestacionales, por lo que era un niño muy inmaduro, por lo que tuvo todas las complicaciones de prematuros extremos”, precisó el neonatólogo recientemente, subrayando los riesgos que afrontó el bebé.

González, especificó que el paciente había sido sometido a un nutrido número de tratamientos y cirugías, a los que había respondido gracias a una fortaleza inusitada.

Elena Ramos Flores sostiene a su hijo Denzeel en brazos, rodeada del equipo multidisciplinar de especialistas chilenos del Hospital de Iquique.

“Hay todo un equipo detrás que va monitoreando a cada momento a los prematuros”, determinó el especialista.

Denzeel, que tiene algo más de siete meses, disfruta actualmente de los cuidados familiares en su hogar.

El equipo multidisciplinar lo compuso un neonatólogo, matronas, cirujanos, un oftalmólogo, un paramédico, un otorrino y un kinesiólogo. 

La emocionante historia del bebé de 600 gramos que venció a la muerte en un hospital de Chile
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: América Chile


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds