La NASA divulgó el 8 de octubre un estudio de varios años según el cual se descubrió un segmento de falla geológica de 34 kilómetros conectando una falla del sur de California con otra del norte de México, integrándose ahora una gran falla de 350 kilómetros de longitud, causada por un terremoto ocurrido en 2o1o.

Este conocimiento ayuda a los investigadores a determinar si un terremoto en una sección de falla afecta a otras de las rupturas, dando lugar a terremotos de mayor magnitud.

En rojo el segmento que convierte en una sola la falla que une la de Estados Unidos con la de México.

Andrea Donnellan, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, y su equipo encontraron que las fallas Elsinore de California y la de Laguna Salada al norte del frontera con México están vinculadas.

El segmento que las une se llama la sección de Ocotillo y todavía está en proceso de ‘maduración’ lo que significa que aún no constituye una ruptura única que reemplace las ramificaciones con que se inicia.

Desierto de California, cerca de la falla conectante.

El terremoto ocurrido en el 2010 en Baja California (México) causó la ruptura de 8 kilómetros de largo que apareció 2 meses más tarde, convirtiéndose en la sección de Ocotillo donde se dio una réplica de 5.7 grados.

Ese mismo movimiento sísmico de 7.2 grados afectó gravemente a Mexicali, una ciudad mexicana, convulsionando todo el sur de California, y originando muchas fallas en la región.

Detalle explicativo de un falla geológica.

Estos movimientos telúricos muestra cuán compleja es la situación geológica en el área.

Es aquí donde se cruzan, en el sur de California, las placas tectónicas del Pacífico y la de América del Norte.

“El límite de la placa todavía se está resolviendo por sí solo“, dijo Donnellan al referirse al fenómeno.

Para esta investigación se ha usado el Radar de Apertura Sintética para Vehículos Aéreos no tripulados (UAVSAR, por la sigla en inglés) de la NASA, que mide el nivel del suelo de donde se infieren los desplazamientos que puedan presentarse.

Radar de Apertura Sintética para Vehículos Aéreos no tripulados.

El equipo de científicos también hace uso de las estaciones de GPS disponibles, que aportan datos sobre los movimientos verticales de la superficie del suelo.

Avión portando el UAVSAR.

Para el análisis de los datos participaron investigadores del equipo de JPL, los campus Irvine y Davis de la Universidad de California y la Universidad de Indiana.

Por otro lado, el equipo afirma que el movimiento del terreno es tan solo una de las manifestaciones del evento, dado que el fenómeno completo es más amplio.

“La Tierra sigue moviéndose durante años [después de que el temblor se detiene]. Lo bueno del UAVSAR y el GPS es que puedes ver el resto del proceso”, aclaró la directora del estudio, según la NASA.

José Ignacio Hermosa – BLes.

La Nasa detecta que un terremoto conectó fallas geológicas de Estados Unidos y México
5 (100%) 1 voto
Categorías: América EE.UU México


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds