Redacción BLes – Los médicos del hospital de la Universidad de Kansas declararon a los medios que era un auténtico milagro que un niño de Harrisonville, Misuri, se encuentre vivo después de que un pincho de carne de 30 centímetros le perforara el rostro y quedara alojada en su cráneo el sábado por la tarde.

Xavier Cunningham, de 10 años de edad, declaró que aterrizó sobre una brocheta de metal, que le atravesó la cara penetrando hasta la parte posterior del cráneo, tras precipitarse al vacío desde su casa en el árbol.

“Oí gritos y bajé corriendo por las escaleras”, comentó la madre del niño, Gabrielle Miller, al medio Kansas City Star. “Cuando entró [a la casa] tenía aquella cosa que le sobresalía”.

A toda prisa, se dirigieron al hospital. Cuando iban de camino el chico fue tomando consciencia de la gravedad de la situación.

“Me estoy muriendo, mamá”, anunció Xavier. “Puedo sentirlo”, aseguró mientras su madre trataba de consolarlo y tranquilizarlo.

Vista radiográfica 3D del objeto incrustado en el rostro de Xavier Cunningham.

El hospital local derivó al pequeño al Children’s Mercy Hospital, cuyo personal decidiría trasladarlo definitivamente al hospital de la Universidad de Kansas tras informar a Koji Ebersole, director de Neurocirugía Endovascular, de que “el artilugio le sobresalía 15 centímetros de su cara y se alojaba sustancialmente en los tejidos”.

Intervención de alto riesgo

“Aquella cosa había evitado el ojo, el cerebro y la médula espinal”, señaló Ebersole. “Pero la mayor preocupación residía en los vasos sanguíneos del cuello”.

La noche del sábado los escáneres mostraron que el niño había dejado de sangrar, así que los facultativos decidieron esperar al domingo y organizar al equipo necesario para la extracción.

“Se requería que Xavier estuviera de acuerdo con el plan”, destacó Ebersole. “Porque si se ponía ansioso o nervioso y empezaba a moverse, podía mover el dispositivo y causar lesiones significativas en las que aún no había incurrido”.

El pequeño aceptó esperar al día siguiente demostrando “notable resistencia y valentía”, subrayó el neurocirujano en los medios.

Facultativos sopesan posibles vías de intervención.

El equipo de especialistas descubrió que el pincho no había dañado ninguna de las arterias o venas principales. “No podría haber escogido una mejor ruta”, aseguró Ebersole.

“Era una posibilidad entre un millón que atravesaran los 15 centímetros [de brocheta], desde la cara hasta la espalda, sin dañar estas cosas”, determinó.

Extracción peligrosa

El domingo por la mañana los facultativos decidieron que había llegado el momento de sacar el dispositivo, así que después de evaluar los riesgos se preparó todo lo necesario para su extracción.

Lamentablemente, la forma transversal del pincho era cuadrada y presentaba bordes afilados. Cualquier vuelta de rosca podría ocasionar nuevas lesiones y tratándose de la zona donde permanecía alojado, podrían causarle la muerte al pequeño.

Debía salir de la misma forma que entró, sin el más mínimo giro. Tras sopesar algunas variables, lograron retirarlo con éxito.

Xavier se recupera en el hospital después de la exitosa operación de extracción.

Los médicos ahora creen que Xavier podría recuperarse completamente. “¡Milagroso!”, podría ser la palabra apropiada para describir este suceso, afirmó el jefe de los neurocirujanos, Ebersole.

“No he observado nada raro a esa profundidad en esta situación que ha sobrevivido, y mucho menos dudamos de que la recuperación será, cuando menos, casi completa si no completa”, concluyó el experto.

“¡Milagroso!”: Un pincho de carne le atraviesa el cráneo de lado a lado a un niño… y se recupera
5 (100%) 3 votos
Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds