Compartir

El submarino de Argentina, ARA San Juan, encontrado la semana pasada después de un año de intensa búsqueda, crea la necesidad de su recuperación, ansiada por los parientes de las 44 víctima que lo ocupaban, pero difícil y costosa para las autoridades.

Por su parte, Oscar Aguad, el Ministro de Defensa, considera un disparate el gastar miles de millones de dólares, que se estima puede costar el rescate, y por la otra, para los familiares de la tripulación desaparecida la operación es un imperativo.

Oscar Aguad, Ministro de Defensa de Argentina.

“Ahora queremos que nos traigan a nuestros familiares, si hay polvo en el submarino, que nos traigan polvo”, dijo la esposa del suboficial Alberto Arjonia, de acuerdo con Notimérica.

¿Por qué es tan difícil?

La nave sumergible reposa a 907 metros de profundidad sobre el lecho marino, lo cual implica una presión excesiva.

Claudio Iovanovich, especializado en máquinas navales y Derecho Marítimo, explicó que la máquina fue diseñada y construida para soportar la presión que se da hasta a 600 metros de profundidad, y ahora se halla 400 metros más abajo.

“A esa profundidad la presión es terrible, de más de unos 90 kg de presión por cada centímetro cuadrado. Entonces, la recuperación, tendría que realizarse con robots y equipos muy especializados, ya que no puede bajar hasta allí ninguna nave tripulada“, aclaró Iovanovich a la BBC.

Los restos soportan una presión de 90 kilos por centímetro cuadrado.

A la presión extrema se unen las condiciones climáticas difíciles, que obstaculizaron las actividades de búsqueda previas.

Por otro lado, la logística requiere de estudios previos complejos que muestren el estado de la nave, para con base en él adecuar los equipos y las técnicas más apropiadas para adelantar el salvataje.

“Por lo que he visto, el San Juan ya está gravemente dañado y podría romperse aún más durante la recuperación. En cualquier caso sería un desafío técnico importante recuperar el submarino en su conjunto y no extender los restos de la nave (y los de la tripulación) más lejos en el fondo marino“, agregó el especialista de acuerdo con BBC.

Todo las circunstancias enumeradas llevan a considerar que la cantidad de dinero requerida será muy grande, y en el entorno económico que rodea la economía del país, el desembolso de la misma es también muy complicado.

Sin embargo, ya hay antecedentes de recuperaciones a profundidades aún mayores, de acuerdo con Robert Farley, experto en submarinos de la Universidad de Kentucky.

El submarino soviético se hundió el 8 de marzo de 1968, a 5.000 metros de profundidad.

“El K-129 soviético fue recuperado por Estados Unidos con una grúa y un gancho desde una profundidad de alrededor de 5.000 metros, aunque el submarino se rompió mientras se recuperaba” comentó según el mismo medio.

Por su parte, Mauricio Macri, el presidente de Argentina, no ha dado muestras de que se avance en ese sentido; en el mensaje emitido a la nación el 17 de noviembre extendió sus condolencias a los familiares de los tripulantes fallecidos y declaró duelo nacional de tres días.

José Ignacio Hermosa – BLes

ARA San Juan: por qué es tan difícil rescatar el submarino un año después de su desaparición
Califique esta publicación

Compartir


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds