Compartir

A pesar de la intensidad de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, hay un número significativo de chinos que apoyan las políticas de la administración Trump.

“El presidente Trump puede que no sea consciente de ello, pero tiene más partidarios en China que en Estados Unidos”, señaló el columnista Hu Shaojiang. Hu cree que a medida que se acercaba la Cumbre del G20, había más y más chinos que veían la guerra comercial entre China y Estados Unidos como un conflicto entre la cúpula comunista de China y las élites sociales. Muchos chinos, refirió Hu, creen que las políticas de Trump están ayudando a China a convertirse en un país más abierto y avanzado.

Chen Pokong, un reconocido analista chino radicado en Estados Unidos, expresó opiniones similares el pasado 26 de noviembre. En un video de YouTube, dijo que hay dos grupos de chinos que apoyan secretamente a Trump: “la mayoría de los emprendedores del sector privado” y “funcionarios del PCCh que quieren un mejor camino para China”.

Rob Cox, columnista de Reuters, escribió el 21 de noviembre que la guerra comercial no beneficia directamente a las empresas chinas, pero los empresarios chinos apoyan a Trump porque forzará la creación de “más mercados abiertos y competencia”, y porque “su empuje para la reforma es casi la única opción que hay [en China]”.

El presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el mandatario de China Xi Jinping (Der.) asisten a una cena de estado en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 9 de noviembre de 2017.
El presidente de los Estados Unidos Donald Trump y el mandatario de China Xi Jinping (Der.) asisten a una cena de estado en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, el 9 de noviembre de 2017.

División dentro del régimen chino

Long Yongtu, exviceministro de comercio de China, que fue el principal negociador en la adhesión de China a la OMC, criticó recientemente al gobierno central en el Foro Internacional de Inversión Caixin-ICBC 2018. Comentó que los contra-aranceles aplicados por el régimen chino dirigidos a los productos agrícolas estadounidenses fueron un fracaso.

Long señaló que China tiene una demanda masiva y urgente de soja, y que la soja estadounidense es de buena calidad y barata. Que el PCCh “se centrara en los productos agrícolas desde el principio” no era “una acción sensata”, agregó Long.

Es raro que los funcionarios del PCCh critiquen la política del Partido. Las declaraciones de Long pueden entenderse como un indicador de un creciente conflicto interno en el PCCh.

Liu Shijin, vicepresidente de la Fundación China de Investigación para el Desarrollo y exdirector adjunto del Centro de Investigación para el Desarrollo del Consejo Estatal Chino, pronunció un discurso el 20 de noviembre en el que instó al gobierno a esforzarse por alcanzar los “Dos Altos Niveles” de la “economía de mercado de alto nivel y una apertura de alto nivel a la comunidad internacional”.

Los “Dos Altos Niveles” promovidos por Liu desafían las “Cuatro Confianzas” del PCCh, que fueron introducidas en 2016 como parte de la teoría política del mandatario chino Xi Jinping. Las “confianzas” son las siguientes: “Confianza en el camino elegido, confianza en nuestro sistema político, confianza en las teorías que nos guían y confianza en nuestra cultura”.

Chen Pokong expresó que las confianzas del PCCh piden a los miembros del Partido que sigan la política económica impulsada por las élites de Deng Xiaoping y el sistema político dictatorial de un solo partido de Mao Zedong. Pero dentro del PCCh, hay muchos funcionarios que “anhelan la democracia y la libertad, y esperan que China siga avanzando, desean que China tenga una mayor reforma y apertura, y que entre en un mundo civilizado”, reportó Radio Free Asia.

Según Chen, Long Yongtu y Liu Shijin se encuentran entre los funcionarios chinos cuyas opiniones difieren de las de Xi y apoyan a Trump en el enfrentamiento con Beijing.

Los empresarios chinos del sector privado sufren por la política controladora de PCCh y por la competencia desleal de las empresas estatales.

El primer ministro chino, Li Keqiang, confirmó el 28 de septiembre que las empresas privadas tienen dificultades para obtener préstamos bancarios a tasas de interés razonables. Mientras tanto, las empresas estatales están fuertemente subsidiadas.

“[Los empresarios del sector privado] esperan un entorno de competencia leal con respecto a las empresas estatales. Esperan que el PCCh pueda retroceder en la guerra comercial y respetar las reglas del libre comercio”, añadió Chen.

Cox, el corresponsal de Reuters, dijo que el régimen chino no tiene el capital político para promulgar reformas favorables al mercado, y las cosas están retrocediendo bajo el liderazgo actual. “Xi parece no tener mucho interés en los asuntos económicos, y prefiere centrarse en hacer que el Partido Comunista Chino vuelva a ser grande”, escribió.

Desde 2017, el Partido Comunista reforzó su control sobre las empresas estatales, al tiempo que incrementó su influencia en el sector privado. Incluso en Hong Kong, el Partido obligó a 123 empresas que cotizan en bolsa a crear comités internos del Partido para septiembre de 2018.

Cox cree que para evitar un control más estricto por parte del PCCh y poder competir con empresas estatales en igualdad de condiciones, los empresarios del sector privado saben que la administración Trump es su única esperanza.

“En algunas partes del sector privado del país, hay un apoyo sorprendente, aunque discreto, al presidente de Estados Unidos”, remarcó Cox.

A través de La Gran Época.

¿Por qué muchos chinos apoyan la guerra comercial de Trump?
5 (100%) 1 voto

Compartir
Temas: Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds