Compartir

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dio este martes 60 días de plazo a Rusia para cumplir “plenamente” con sus obligaciones con el tratado sobre armas nucleares, del que Washington anunció se retiraría si existía violación del pacto por parte de Moscú.

“Solo ellos pueden salvar este tratado. Si Rusia admite sus violaciones y vuelve a su cumplimiento pleno y verificable, por supuesto saludaremos este rumbo de acción”, señaló Pompeo en una rueda de prensa al finalizar su encuentro con sus homólogos de la OTAN.

Por la transgresión del pacto por parte de Rusia “o escondemos la cabeza en la arena o actuamos con sentido común”, indicó Pompeo después de que los aliados de la OTAN apoyaran el argumento de Washington de que Moscú violó los términos del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio de 1987 (INF por sus siglas en inglés).

EE. UU. abandona histórico tratado nuclear tras "engaño" ruso
EE. UU. abandona histórico tratado nuclear tras “engaño” ruso

Al acusar a Rusia de cometer un “engaño en sus obligaciones de control de armas”, Pompeo indicó que un período de seis meses para dejar el tratado comenzaría en 60 días y agregó que Washington “acogería con agrado un cambio de actitud ruso”, pero que no ha visto señales de ello.

Integrantes de la OTAN acusaron a Rusia momentos antes de violar el histórico tratado nuclear de la época de la Guerra Fría, lo que allanó el camino para que EE. UU. abandonara el pacto, a menos que Moscú cumpla con él.

A través de un comunicado, los cancilleres de la alianza atlántica señalaron que “apoyan enérgicamente la conclusión de Estados Unidos de que Rusia se encuentra en incumplimiento material de sus obligaciones” bajo el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio de 1987.

Pompeo advirtió que en un plazo de 60 días se iniciará un período de advertencia de seis meses.

Los cancilleres hicieron un llamado a Rusia a “regresar urgentemente al cumplimiento pleno y verificable. Corresponde a Rusia preservar el tratado INF”.

Rusia ocupó el centro de la escena en la OTAN, donde el canciller ucraniano Pavlo Klimkin pidió apoyo internacional en su enfrentamiento en el Mar Negro.

La guardia costera rusa disparó contra tres buques de la marina ucraniana en el Mar Negro cerca de la península de Crimea, ocupada por Rusia, antes de capturar las embarcaciones y detener a sus tripulaciones.

No estaba claro qué haría la OTAN más allá de las patrullas navales y aéreas que realiza en la región.

El secretario general Jens Stoltenberg observó que a pesar que Ucrania no es miembro de la OTAN, la organización le está brindando “fuerte apoyo político y práctico”.

Con información de AP

EE. UU. abandona histórico tratado nuclear tras “engaño” ruso y da un ultimátum de 60 días
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: América EE.UU


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds