Compartir

A solo unas horas del Año Nuevo, el fiscal general de Perú Pedro Chávarry removió al equipo que investigaba a la élite política vinculada al caso Odebrecht, desencadenando el rechazo del presidente Martín Vizcarra, de fiscales de alto rango y de la población.

En una inusual conferencia de prensa donde no se admitieron preguntas Chávarry señaló que ha observado “necesario dejar sin efecto la designación de Rafael Vela como fiscal coordinador del equipo especial Lava Jato y al fiscal provincial José Domingo Pérez”.

En un hecho inédito en la historia de la fiscalía peruana, hace apenas una semana Pérez acusó al controvertido fiscal general del supuesto delito de encubrimiento.

Pérez también cuestionó en octubre su elección como fiscal general, lo cual “no solo afecta mi persona sino a la autonomía del Ministerio Público; esta conducta fue avalada por el coordinador Vela”, argumento que utilizó Chávarry para justificar tal remoción.

El fiscal general Pedro Chávarry
El fiscal general Pedro Chávarry

La investigación Lava Jato (“Lavado de Autos”) es una amplia pesquisa de corrupción que alcanzó a políticos y empresarios en Brasil y sacudió profundamente a ese país.

De este modo, Pérez llevó el caso de la opositora Keiko Fujimori por supuestamente lavar 1,2 millones de dólares de la constructora que habrían ingresado a su campaña presidencial de 2011. La líder del Partido Fuerza Popular está presa de forma preventiva por 36 meses debido a las investigaciones de Pérez, quien se ha convertido en un fiscal popular en Perú.

El fiscal provincial también indagaba al expresidente Alan García (2006-2011) por supuestamente haber recibido 100.000 dólares de Odebrecht y había logrado que un juez prohibiera al exmandatario salir de Perú.

Así como en otros países de Latinoamérica, el caso Odebrecht ha desencadenado una profunda crisis en Perú, que ha salpicado a toda la élite política actual, luego de que la constructora brasileña reconociera que repartió múltiples sobornos con tal de obtener jugosos contratos gubernamentales. 

Actualmente la fiscalía investiga a todos los presidentes que han gobernado el país desde 2001 a 2018 por presuntos delitos de corrupción y lavado de activos.

El presidente Vizcarra adelantó su retorno desde Brasil, donde había viajado para participar en la juramentación del nuevo presidente de ese país, Jair Bolsonaro, el 1 de enero.

“La lucha frontal contra la corrupción y la impunidad es una política prioritaria de gobierno”, afirmó Vizcarra en Twitter.

Calificado como “un golpe mortal” a la lucha anticorrupción, dos de los cinco fiscales supremos instaron a Chávarry a retractarse.

La remoción -que truncó próximos interrogatorios y la entrega de pruebas clave de autoridades de la constructora con las que se acusaría a poderosos ex funcionarios peruanos- provocó manifestaciones de cientos de ciudadanos en Lima, Huancayo, Arequipa y Cusco, pese a las celebraciones de fin de año.

Los peruanos coreaban “¡fuera Chávarry!” y llevaban banderas de Perú que tenían impresas en tinta negra el rostro de los populares fiscales removidos por el máximo jefe del Ministerio Público.

Jorge Ramírez, procurador estatal del caso Odebrecht, en declaraciones a la radio RPP, señaló que la remoción de los fiscales pone “en peligro” el acuerdo con la constructora, con los colaboradores eficaces; los 40 casos bajo investigación pueden romperse.

“Esto no es causar zozobra sino ser objetivos… temo que la empresa brasileña retroceda porque no va a tener garantías de lo que se había logrado con los fiscales Vela y Pérez”, agregó.

El fiscal general, que además está señalado de formar parte de una red criminal que torcía la justicia a cambio de favores o dinero, mantuvo serias discrepancias con los fiscales del caso Odebrecht.

También ha sido cuestionado porque supuestamente no alcanzó el puntaje mínimo para llegar al cargo máximo del ministerio público, e incluso Vizcarra le pidió por la mañana que mantuviera en sus puestos a los fiscales removidos.

Por la tarde pidió protección para su domicilio y familiares porque supuestamente recibió amenazas.

Tras la decisión, el fiscal Pérez retornó por la noche a su despacho para resguardar la documentación de los casos que investiga, y dijo luego a periodistas: “me siento indignado, decepcionado. Es una decisión irregular; se afecta la lucha anticorrupción”.

Los fiscales removidos alcanzaron un acuerdo con la constructora que posibilitaría que en la segunda semana de enero la empresa entregara pruebas y declaraciones clave, principalmente en contra de Fujimori y García.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Fiscal general de Perú remueve a investigadores clave vinculados al caso Odebrecht
5 (100%) 1 voto

Compartir
Categorías: América Perú


Video Destacados