Compartir

Andrés Manuel López Obrador, el nuevo presidente de México, ordenó el cierre de algunos oleoductos a fin de detectar y detener a los ladrones de combustible que, según él, han establecido una red de distribución ilegal en el país.

Esta medida ha provocado escasez en las estaciones de servicio en varios estados del centro del país, llevando a que los automovilistas realicen largas filas para poder llenar sus tanques.

El combate del robo de combustible, por una cifra aproximada de 3.000 millones de dólares al año de oleoductos y depósitos del gobierno, representa la primera gran batalla nacional para López Obrador, quien asumió el cargo el 1 de diciembre.

Algunas pandillas de hecho edificaron bodegas sobre los terrenos de los oleoductos para perforar grifos ilegales en ellos, señaló López Obrador este lunes.

El cierre de las tuberías y el cambio temporal a una mayor distribución por medio de camiones cisterna ha generado una escasez de gasolina en varios estados.

“Vamos a ver quién se cansa primero: los que roban el combustible o nosotros”, aseguró López Obrador, a pesar de los costos políticos de la escasez.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

México: El robo de combustible plantea la primera gran batalla para AMLO (videos)
5 (100%) 2 votos

Compartir
Categorías: América México


Video Destacados