Compartir

Unos 20 millones de venezolanos acudirán el domingo a las urnas en unos comicios marcados por la apatía de los ciudadanos y en medio de la peor crisis económica de su historia, donde el oficialismo aspira arrasar en los consejos municipales.

En estos comicios se elegirán 2.459 concejales, entre ellos 69 representantes indígenas, en 335 municipios en la capital y los 23 estados del país. Unas 20,7 millones de personas mayores de 18 años están habilitadas para votar, incluidos 230.010 extranjeros con más de 10 años de residencia en el país.

Los centros de votación abrirán a las 6 de la mañana (1000 GMT) y cerrarán a las 6 de la tarde (2200 GMT).

Fueron dispuestas 34.143 mesas en 14.638 centros de votación. El conteo de los votos se hará en su totalidad de manera automática. La votación se podría extender más allá de ese horario en las mesas en las que existan electores por sufragar. 

En un recorrido por el centro de Caracas y como se esperaba, muchos centros de votación lucían desolados, constató The Associated Press.

Tras las manifestaciones antigubernamentales que entre abril y julio de 2017 dejaron más de 120 muertos y fracasaron en su intento de derrocar a Nicolás Maduro, la popularidad del presidente cayó en barrena durante su mandato; empero, se espera que la alianza oficialista salga victoriosa ante una oposición dividida y sin rumbo.

Pese a que Venezuela está sumida en la peor crisis económica de su historia tras dos décadas de gobiernos socialistas, caracterizada por una hiperinflación, la escasez de productos básicos como alimentos y medicinas y una profunda recesión que ha obligado a muchos venezolanos a emigrar, el mandatario se las ha arreglado para consolidarse en el poder.

Unos tres millones de venezolanos han abandonado su país desde 2015, según estimaciones de la ONU.

Las divisiones de la oposición también han minado las posibilidades de los adversarios de Maduro. Los principales partidos opositores del país -que fueron inhabilitados de participar por el Consejo Nacional Electoral, que controla el gobierno, argumentando que debían revalidarse por no participar en anteriores comicios- boicotearon los comicios municipales alegando que serían fraudulentos.

Los grandes partidos prefirieron concentrar sus esfuerzos en la preparación de desconocer la legitimidad del presidente Nicolás Maduro el 10 de enero, fecha en la que comenzará su segundo mandato de seis años.

Estados Unidos, Europa y varios países latinoamericanos, entre ellos los 14 países que integran el llamado Grupo de Lima, han desconocido la reelección de Maduro en una votación convocada por la oficialista Asamblea Constituyente, considerada ilegítima.

El Grupo de Lima lo conforman Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

En un esfuerzo por preservar espacios, algunos pequeños partidos de la oposición y varios militantes disidentes de partidos grandes, decidieron participar en algunos de los 80 municipios que controlan los adversarios de Maduro.

“No podemos dejar de luchar, se lo debemos a nuestra gente, no hacerlo sería traicionar a nuestros vecinos”, dijo a la prensa el alcalde del municipio capitalino del Hatillo, Darwin González, resaltando que ese municipio por décadas ha sido un bastión de la oposición.

Con información de AP

En medio de una crisis histórica, los venezolanos eligen autoridades municipales
Califique esta publicación

Compartir


Video Destacados