En estudio divulgado por la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, se encontró que el agua lluvia no es apta para el consumo humanos porque contiene microorganismos y metales pesados como aluminio, cadmio y plomo, entre otros.

Los resultados fueron publicados el 15 de octubre, y también registran que son las bacterias y los elementos químicos los que enferman a las personas cuando son empapadas por la lluvia y no solamente por esta última, según el Centro de Ciencias de la Atmosfera (CCA).

La catedrática Rocío García Martínez, del Grupo Aerosoles Atmosféricos, dirigió el trabajo que evaluó el agua obtenida con la lluvia, y determinó que la industrialización y la alta densidad de la población alteran sustancialmente la química de aquella.

Rocío García Martínez, del Grupo Aerosoles Atmosféricos de la UNAM

El resultado final es que el agua lluvia de la Ciudad de México no es apta para el consumo humano.

Para poder consumir el agua sin temor a efectos adversos para la salud hay que seguir ciertos procedimientos.

“Para ello se requiere de procesos complejos de filtración y someterla a lámparas de ozono para eliminar microorganismos”, dijo Rocío García, de acuerdo con la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM.

Las sustancias contaminantes contenidas tan solo la hacen utilizable para el lavado de automóviles y ciertos tipos de ropa o para el riego de las plantas.

Los efectos adversos para la salud

“Los síntomas son dolor de cabeza, ardor o dolor de garganta, diarreas y fiebre”, también anotó la especialista, los característicos de las enfermedades respiratorias, debidas no solo por los cambios climáticos sino por los microorganismos [contenidos por el agua lluvia].

Por otro lado, los elementos químicos forman la denominada ‘lluvia ácida’, por efecto de los ácidos nítrico y sulfúrico.

“Algunos de los metales pesados que se encontraron son aluminio, cadmio, cromo, vanadio, plomo, zinc, manganeso, hierro, mercurio, así como arsénico, rodio, paladio, rubidio y níquel, algunos de estos muy evidentes por provenir de las gasolinas y de los convertidores catalíticos” añadió la directora del estudio, según el mismo medio.

Aparte de los enumerados, también puede irradiarse amoniaco que suele convertirse en amonio, por efecto de la radiación y las condiciones atmosféricas.

Adicionalmente la investigadora especificó que se consideraron parámetros tales como sólidos sedimentables, sólidos suspendidos totales, coliformes totales, coliformes fecales, conductividad eléctrica, pH, sulfato, nitrato, cloruro y sodio, con resultados positivos para la mayoría de los contaminantes.

José Ignacio Hermosa – BLes    

Por qué el agua de lluvia de la Ciudad de México no es apta para el consumo humano
5 (100%) 1 voto
Categorías: América México


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds