Redacción BLes – Un nuevo estudio financiado por la NASA ha demostrado que el cuerpo humano posiblemente no resistiría un viaje a Marte debido principalmente a la radiación cósmica. 

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Georgetown (GUMC por sus siglas en inglés) han demostrado que los iones pesados energéticos podrían dañar gravemente el tejido gastrointestinal y conducir a otras alteraciones funcionales a largo plazo, lo que plantea una preocupación potencialmente grave, en particular para las misiones tripuladas a largo plazo en el espacio profundo.

“Los astronautas que viajan en misiones espaciales de larga duración, como las misiones a Marte, estarán expuestos a la radiación de partículas energéticas, incluidos los protones y a iones pesados ​​de los eventos de partículas solares y la radiación cósmica galáctica” afirman los científicos. 

Los expertos, que han conducido experimentos en ratones, alertan de que entre las consecuencias a largo plazo para los astronautas estaría el alto riesgo de desarrollar cáncer de estómago y colon. 

El experimento consistió en comparar un grupo de ratones que recibieron iones pesados ​​con otros ratones expuestos a rayos gamma, que son comparables a los rayos X, y a un tercer grupo de control no expuesto. Los científicos descubrieron que las células intestinales en el grupo de iones pesados ​​no absorbían adecuadamente los nutrientes y que formaban pólipos cancerosos.

Un estudio anterior de los investigadores ha destacado el posible deterioro del tejido cerebral, así como el envejecimiento acelerado en viajes espaciales largos debido al efecto de los iones pesados energéticos, que no afectan a los humanos en la Tierra gracias a la protección de la magnetosfera.

Imagen que muestra el deterioro de las células a los 7 días de la exposición (izq.) y a los 60 días (Der.)
Imagen que muestra el deterioro de las células a los 7 días de la exposición (izq.) y a los 60 días (Der.)

“Los iones pesados ​​como el hierro y el silicio son dañinos debido a su mayor masa en comparación con los fotones sin masa, como los rayos X y los rayos gamma (γ) que prevalecen en la Tierra, así como los protones de baja masa en el espacio exterior”, afirma Kamal Datta, MD, profesor asociado en el Departamento de Bioquímica, líder de proyecto del Centro Especializado de Investigación de la NASA (NSCOR) en GUMC e investigador principal del estudio al medio científico Phys.org.

“Con la tecnología de blindaje actual, es difícil proteger a los astronautas de los efectos adversos de la radiación de iones pesados. Aunque puede haber una forma de usar medicamentos para contrarrestar estos efectos, no se ha desarrollado todavía ningún agente de este tipo”, asegura Datta, que también es miembro de Centro Integral de Cáncer Georgetown Lombardi.

Sin embargo, asegura que los viajes cortos, por ejemplo a la Luna, podrían no exponer a los astronautas a este nivel de daño, “la preocupación real es la lesión duradera de un viaje largo como Marte u otras misiones del espacio profundo que serían mucho más prolongadas”, matiza.

“Hemos documentado los efectos de la radiación del espacio profundo en algunos órganos vitales, pero creemos que pueden producirse daños similares en muchos órganos”, concluyó Datta destacando la importancia de comprender estos efectos por adelantado para poder hacer todo lo posible para proteger a los futuros viajeros espaciales. 

El cuerpo humano podría ser demasiado frágil para viajar a Marte, revela un nuevo estudio
5 (100%) 2 votos
Categorías: Ciencia


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds