Compartir

Redacción BLes – ¿Qué causa los defectos de nacimiento? ¿Por qué algunas personas sufren enfermedades miserables e incurables? Una teoría afirma que el resultado de las acciones realizadas en vidas pasadas es el culpable. ¿Y a quién pertenece esta teoría? El profeta del siglo XX y famoso hipnotizador Edgar Cayce.

Edgar Cayce (1877-1945), el “Profeta Durmiente”, fue uno de los poseedores más famosos de habilidades aparentemente sobrenaturales de Estados Unidos. Inducía un trance en sus pacientes para evaluar sus dolencias, escudriñando los detalles de sus vidas anteriores e incluso haciendo predicciones sobre el futuro. Cayce afirmó que un gran número de las enfermedades y lesiones que los seres humanos tenemos que soportar en nuestras vidas no son, como a menudo creemos, injustas. En cambio, eran predestinadas. Y el origen está en nuestras vidas pasadas.

Edgar Cayce (1877-1945). (Foto: Pinterest)
Edgar Cayce (1877-1945). (Foto: Pinterest)

Hipnosis para la autocuración

Cayce aprendió por primera vez a usar la hipnosis para diagnosticar una enfermedad propia el 11 de marzo de 1901. Cayce sufría de una laringitis grave que le impedía hablar: Sólo podía producir sonidos débiles, apenas inteligibles, desde la garganta. Cayce visitó numerosos hospitales, pero ningún profesional médico pudo proporcionarle una cura satisfactoria.

Sufrió la enfermedad durante un año entero, antes de que un día se encontrara con un hipnotizador y comediante. El hipnotizador prometió usar su técnica para ayudar a Cayce a curar su propia enfermedad crónica y debilitante.

Sin ningún conocimiento previo de medicina, el hipnotizador procedió y realizó nada menos que un milagro. Cayce fue llevado a un trance. Dentro del trance, Cayce pudo usar su voz al máximo, pero al despertar, la laringitis regresó misteriosamente.

Cayce quedó fascinado.

Pronto conoció a otro “hombre sobrenatural” llamado Rennes, que realizó un experimento adicional. Después de inducirle a un trance, Rennes interrogó a Cayce sobre su enfermedad. De nuevo, inexplicablemente, Cayce utilizó su voz plena y sana, y habló a Rennes desde un nuevo manantial de discernimiento: Las enfermedades, según Cayce, tenían orígenes psicológicos. Y eran curables.

Lo que siguió fue un diálogo extraordinario entre los dos hombres. Cayce, en su trance hipnótico, instruyó a Rennes sobre cómo curar su laringitis. Y Rennes, a su vez, dio las instrucciones y supervisó la curación milagrosa subsiguiente.

Siguiendo las instrucciones explícitas de Cayce, Rennes guió a Cayce en la visualización de la sangre sana que circulaba por las áreas de su cuerpo afectadas por la enfermedad. Cayce cumplió, y la piel de su pecho y garganta se tornó de un rojo intenso y caliente.

Rennes entonces instruyó a Cayce para que recirculara la sangre acumulada y sanara para disipar la enfermedad. Y milagrosamente, cuando Cayce recobró el conocimiento, descubrió que el dolor crónico había desaparecido y que su voz había vuelto a un estado completamente normal.

Esta fue la primera vez que Cayce se curó durante la hipnosis.

Los pacientes llaman a la puerta

Cayce, ya abrumado y completamente convencido del poder de autocuración del estado hipnótico, llevó la habilidad más lejos. Se le encargó que evaluara a una joven con discapacidad intelectual y la aceptó. Durante su hipnosis, Cayce descubrió que la causa de su enfermedad era, de hecho, una lesión externa sufrida durante una vida anterior. Los médicos que siguieron las recomendaciones de Cayce con respecto a la sugestión del estado de trance, gradualmente ayudaron a la niña a recuperar su salud.

Para el 9 de octubre de 1910, las noticias de la habilidad especial de Cayce habían llegado al New York Times. Los pacientes enfermos acudieron en masa a la oficina de Cayce para una evaluación médica. A medida que los números crecían a cantidades inmanejables, Cayce hizo una propuesta: Un hospital, especializado en hipnosis.

Cayce entendió que su habilidad podía y no debía ser utilizada para el beneficio personal. Recibió fondos, pero nunca se negó a servir a pacientes desfavorecidos que carecían de los medios económicos para pagarle por su servicio.

Para 1923, el trabajo de Cayce estaba progresando más allá del campo de la medicina.

Para el 9 de octubre de 1910, las noticias de la habilidad especial de Cayce habían llegado al New York Times. (Foto: Wikipedia)
Para el 9 de octubre de 1910, las noticias de la habilidad especial de Cayce habían llegado al New York Times. (Foto: Wikipedia)

Acogiendo casos extraños

Cayce recibió la visita de un hombre de Ohio, que le pidió que explicara los orígenes de su curiosa enfermedad. Cayce, después de examinar al hombre, reveló que el hombre había sido monje en una vida anterior. El proceso de hipnosis, en esta ocasión, indujo un profundo sufrimiento en Cayce. La vida pasada de su paciente sugería la reencarnación: Para Cayce, que era un cristiano practicante, este era un concepto difícil y complicado de entender.

Cayce comenzó a orar, buscando orientación. Al leer la Biblia de principio a fin en una ferviente búsqueda de respuestas, Cayce encontró lo que estaba buscando. El profundo mensaje de la Biblia le inspiró a poner fin a su preocupación original y centrarse en el sentido de la vida. Al hacerlo, pudo reconciliarse con el concepto de reencarnación: no tenía nada que ver con ninguna religión, decidió Cayce. Era completamente consistente con la ética cristiana y el deber de vivir una buena vida.

Sumergiéndose en la historia antigua

Se han escrito numerosos libros sobre Cayce, incluyendo “Gina Cerminara” y “Many Mansions”, que ejemplifican el método de Cayce de hipnosis y diagnóstico. Algunos estudios de casos indican incluso que Cayce viajó con sus pacientes hasta la época de los antiguos romanos.

Algunos de los pacientes de Cayce, que tenían dolencias que se originaron en vidas pasadas en la zona romana, alegaba, estaban directa o indirectamente involucrados en el pecado de la persecución de los cristianos.

Un caso detalla a una mujer de 45 años. A la edad de 36 años, la mujer sufría de polio, que paralizó su cuerpo y la confinó en una silla de ruedas. Todos los tratamientos fallaron, así que ella vino a rogarle a Cayce que le diera respuestas. Después de inducir un estado de trance, Cayce reveló la raíz de su parálisis: Un crimen terrible que había cometido durante una vida pasada en la época de los antiguos romanos.

Cayce continuó explicando que había sido miembro de la familia real entre los años 37-68 d.C., cuando el tirano romano Nerón impuso la persecución de los cristianos. La mujer estuvo presente, fue testigo del dolor de los perseguidos, pero no mostró ninguna simpatía. El precio que tuvo que pagar por su pecado, insinuó Cayce, fue su enfermedad.

Otro estudio de caso detalló a un niño que había sufrido una lesión en la columna vertebral después de un accidente automovilístico a la edad de 16 años. También estaba paralizado. Siete años después, su devastada madre lo llevó a conocer a Cayce, y ambos estaban curiosos por conocer el controvertido diagnóstico de Cayce.

Cayce procedió a inducir un trance. En su vida pasada, el chico era un soldado del ejército romano, comenzó Cayce. Al principio de la persecución de los cristianos, el muchacho se había deleitado en la masacre, y su penitencia iba a soportar un tormento similar en la vida que llevaba ahora: Una parálisis causada por el pecado de su vida pasada.

Cayce tenía una gran fe en la validez de su obra. Sostuvo que, en efecto, existían causas profundas comprensibles para las discapacidades y enfermedades incurables que sufrían sus pacientes: Los pecados cometidos en vidas anteriores impregnaban de enfermedad y miseria a la siguiente vida. También conocido como “karma”, las acciones de la vida pasada están, sostuvo, relacionadas causalmente con el sufrimiento de la vida que sigue.

El tirano Nerón impuso la persecución de los cristianos durante su reinado del Imperio Romano. (Foto: Pinterest)
El tirano Nerón impuso la persecución de los cristianos durante su reinado del Imperio Romano. (Foto: Pinterest)

El legado de pensamiento de Cayce

Durante miles de años, las filosofías orientales han enseñado que “el bien se encuentra con el bien; el mal se encuentra con el mal”. La simplicidad de este aforismo oculta su profundidad. ¿Y si nuestras vidas están, de hecho, ordenadas de acuerdo con el karma acumulado en las vidas que vivimos antes?

En la primavera de 1944, la salud de Cayce se deterioró. Ya había predicho su propia muerte y se lo había dicho a sus parientes: “Cuando llegue el año nuevo, todo estará bien para mí”.

No fue hasta después de su muerte que los familiares y amigos entendieron el verdadero significado de esta profecía. El 1 de enero de 1945, Cayce predijo que sería enterrado en los próximos cuatro días. Murió de un derrame cerebral el 3 de enero y fue enterrado en Hopkinsville, Kentucky, el pueblo donde nació.

Cayce era un gran pensador, un profeta y un inconformista de la medicina. Dejó un legado que ha intrigado e inspirado el pensamiento moral durante décadas.

Por Louise Bevan

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoce nuestro canal de Youtube BLes Mundo? ¡Suscríbase!

Las enfermedades incurables ¿se originan en vidas pasadas?
5 (100%) 2 votos

Compartir
Temas: Categorías: Ciencia


Video Destacados