(Minghui.org) La cultura china tiene una larga historia valorando el comportamiento virtuoso y hay muchas historias y leyendas que ilustran la importancia de la virtud en la vida de la gente. Compartimos aquí dos de esas historias.

Un oficial incorruptible

Zhen Bin, un hombre talentoso y virtuoso, vivió en la Dinastía Qi del Sur. Empeñó un paño de rami por dinero en un negocio local. Pero luego, cuando regresó para desempeñar el rami, encontró que había siete onzas de oro envueltas en él.

Devolvió el oro al negocio.

El dueño del negocio quedó shockeado y le dijo “Alguien acaba de empeñar este oro por dinero. Apurado, olvidé dónde lo había puesto. No hubiera esperado que regresaras el oro”.

Luego le ofreció la mitad del oro como recompensa a Zhen Bin, pero se rehusó. La historia se volvió ampliamente difundida.

Luego, Zhen Bin fue asignado como el jefe del condado Pi. En la ceremonia de despedida de varios funcionarios del gobierno, incluyendo a Zhen, el emperador de la Dinastía Qi del Sur exhortó a todos menos a Zhen Bin a mantener su honradez mientras estaban en sus puestos.

El emperador le dijo a Zhen: “Eres bien conocido por tu integridad y tu honestidad debido a tus hechos pasados. Estoy seguro de que usted no necesita ningún recordatorio”.

Referencia: Tan Sou, por Pang Yuanying de la Dinastía Song

El emperador Jinggong extiende su vida

En el período de primavera y otoño, una señal astrológica especial fue observada cuando Jinggong era emperador de la Dinastía Song. Por respeto a la iluminación celestial, convocó a un experto en astrología, Zi Wei, al palacio y le preguntó: “¿Cuál es el significado de este signo?”.

Zi Wei contestó: “El signo es una maldición del cielo en su vida. Sin embargo puede ser transferida al primer ministro”.

Jinggong dijo: “El primer ministro es un talentoso soberano que me ayuda a manejar el país. Prefiero morirme y salvarlo, por el bien del país”.

“La maldición puede también ser transferida a la gente común”, dijo Zi Wei.

Jinggong respondió: “¿Cuál es el punto de ser un emperador si mi gente está muerta? Prefiero sacrificar mi propia vida”.

Zi Wei dijo: “Puede también ser transferido sobre la cosecha”.

Jinggong dijo: “Si la cosecha es pobre, mi gente morirá de hambre. Si mato a mi gente, para salvar mi propia vida, ¿qué clase de emperador soy? Debe ser que mi vida está destinada a terminar. No digas nada más para persuadirme”.

Zi Wei se arrodilló y felicitó al emperador.

“Su Majestad, el Cielo escuchó sus palabras bondadosas tres veces y le recompensará tres veces. Esta noche, la señal cambiará, y su vida será extendida por veintiún años”.

La señal cambió tal como Zi Wei lo había predicho. La vida del emperador fue prolongada.

Los signos astrológicos pueden dar pistas al futuro, pero las decisiones de uno a menudo determinan el propio destino.

Dos historias de virtud de la Cultura Tradicional China
Califique esta publicación
Categorías: Cultura Legado divino


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds