Compartir

A pesar de su origen milenario, estas pastas rellenas se mantienen vigentes.

A pesar de ser ampliamente conocido que el origen de las pastas proviene de la famosa Italia, existen indicios de quesu origen fue en realidad en China, donde se descubrió el fideo más antiguo del mundo en Lajia (cultura Qijia) a lo largo del Río Amarillo en Qinghai.

Según la investigación, data de una antigüedad de 4.000 años y fue elaborado con mijo. Además se encontraron escritos antiguos que hacían referencia a este plato, que datan de la Dinastía Han (206 a.C. – 220 d.C). Pero parece que esta no es la única incursión de los chinos en los controvertidos orígenes de las riquísimas pastas de los domingos. Según parece, Marco Polo no sólo introdujo la pólvora a Europa, sino que también introdujo los famosos ravioles chinos llamados Jiaozi, y la versión italiana que todos conocemos sería solo una adaptación.

Otro dato curioso en la historia de este antiguo plato es que proviene de la Dinastía Tang. En un hallazgo de objetos funerales en una tumba de la Dinastía Tang en el distrito de Tulufan, Xinjiang, se encontró un tazón de madera en el cual se encontraban varios ravioles idénticos a los actuales.

La forma de este plato chino data de la Dinastía Han. Al parecer, en aquella época la forma de los ravioles surgió de una antigua palabra filosófica: ‘Hundun’. El carácter chino de esta palabra se escribe con un radical de ‘agua’ y significa “caos primordial”, por eso se dice que “no tiene forma fija y no hay huecos en su envoltura”. Es así que este plato tradicional se realiza con una delgada masa de harina de trigo que envuelve perfectamente el relleno.

Siguiendo el significado filosófico, este se hervía y se servía en sopa o -más específicamente- en un caldo, ya que este se consideraba una metáfora del caos primordial. Esta tradición de la sopa se fue perdiendo a mediados del siglo VI; otra renovación le dio más importancia al relleno, aumentando su volumen. Es así como nacieron los exquisitos ravioles chinos.

Entonces, ¿cómo surgió el nombre Jiaozi? Esto es aun más misterioso y antiguo, ya que tenemos que volver a revisar la antigua historia de este plato. El término utilizado desde lo culinario, al parecer, proviene de la Dinastía Ming, cuando se empezó a popularizar la costumbre de preparar deliciosos ravioles para celebrar la Fiesta de la Primavera. Además, en la Noche Vieja del calendario lunar chino se juntaban todos los familiares, y cuando llegaba la hora cero, se comían los riquísimos y especiales ravioles. Y es aquí donde surge el nombre Jiaozi, ya que este quiere decir “viene el año nuevo en la hora cero”.

Hoy en día en China, este plato no solo se come en festividades, sino que se convirtió en una comida muy popular y variada. Siguiendo las costumbres culinarias chinas, los ravioles poseen muchísimas variantes de rellenos y sabores. En el relleno se utilizan todo tipo de carnes, verduras e incluso frutas, pudiéndose encontrar muy diferentes sabores como dulces, salados, picantes e incluso ácidos. En cuanto a la cocción, existen dos escuelas principales: cocidos al vapor, típicos del sur de China, más específicamente de la provincia de Cantón (muy famosa por sus ravioles de camarones); y hervidos en agua, más comunes en el norte de China.

Entonces, a la hora de preparar unos deliciosos ravioles, podemos apreciar la riquísima historia detrás de ellos. No hay que olvidar que este plato es muy significativo y por eso tiene el honor de ser preparado en las importantes festividades de la cultura ancestral china, como es la Fiesta de la Primavera, y en especial para las vísperas del año nuevo chino. Además, hay qua agregar que es especial para recibir las visitas, ya que para los chinos simboliza respeto y hospitalidad. Qué mejor idea entonces que preparar ravioles a la china para, con todo lo aprendido, volver la historia atrás y homenajear este exquisito plato familiar.

Receta: Jiaozi

Para la masa:

  • 3 tazas de harina 0000
  • 1 ¼ taza de agua fría
  • ¼ cdta de sal

Para el relleno:

  • 1 taza de carne picada vacuna o porcina
  • 1 cda de salsa de soja
  • 1 cdta de sal
  • 1 cda de vino de arroz o jerez
  • ¼ cdta de pimienta blanca
  • 3 cdas de aceite de sésamo
  • ½ cebolla de verdeo, picada
  • 1 ½ tazas de repollo picado
  • 4 cdas de brotes de bambú triturados
  • 2 rodajas de jengibre picadas
  • 1 diente de ajo picado

Preparación:
Mezclar la sal con la harina y agregar lentamente el agua hasta que se forme una masa suave. Formar una bola con la masa y curbirla por al menos 30 minutos.

Mientras, preparar el relleno. Agregar a la carne la salsa de soja, la sal, el vino y la pimienta, revolviendo en una sola dirección. Luego agregar el resto de los ingredientes y mezclar bien.

Dividir la masa en 60 pedazos. Formar con cada uno un círculo de unos 7 cm de diámetro. Colocar una cucharada de relleno en el medio de cada círculo y mojar los bordes con agua. Envolver el relleno y darle forma de medialuna. Apretar los bordes para sellar.

Para cocinarlos, hervir agua en una gran olla. Introducir los jiaozi y revolver suavemente para que no se peguen. Al segundo hervor, agregar ½ taza de agua fría. Cubrir y repetir. Al tercer hervor, colarlos y servir.

Jiaozi, el ancestro chino de nuestros ravioles
Califique esta publicación

Compartir


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds