En estos últimos tiempos, la ciencia ha tratado de desmitificar uno de los fenómenos más extraños del planeta: el Triángulo de las Bermudas, el misterioso lugar en donde desaparecieron decenas de aviones y barcos, sin dejar rastros.

Este comprende un área geográfica con forma de triángulo equilátero situada en el océano Atlántico entre las islas Bermudas, Puerto Rico y la ciudad de Miami (EE.UU.).

La ciencia ha encontrado explicaciones tanto en el cielo -por ejemplo bombas de aire- como en el mar, por ejemplo escapes de gas. Sin embargo, todavía quedan algunas brechas en esas explicaciones que dan asidero a la teoría de que el Triángulo de las Bermudas podría tratarse nada menos que de un portal hacia otra dimensión.

Durante el siglo pasado, desaparecieron allí al menos 20 aviones y 50 barcos. Una de las desapariciones más conocidas fue la de una flota norteamericana de aviones llamada “Vuelo 19” en el año 1945, en la cual incluso quedó la evidencia de una comunicación de uno de los pilotos, segundos antes de que desaparecieran.

La escuadrilla de 5 aviones estaba preparada para afrontar condiciones de clima adverso y estaban bien provistos de combustible, sin embargo a 120 kilómetros desde el despegue de Fort Lauderdale (Florida), desapareció por completo.

Casi dos horas después de haber salido de la base militar, el teniente de marina Charles Taylor habló desconcertado a la torre de control: “No estamos seguros de nuestra posición. No podemos avistar tierra”, dijo…”Todo parece raro… hasta el océano está distinto…parece que estuviéramos sobre aguas blancas”, agregó.

Las comunicaciones se fueron entrecortando hasta desaparecer por completo.

Si bien el Triángulo de las Bermudas es una de las zonas más transitadas del mundo por aviones y barcos, cabe aclarar que no todos desaparecen y –comparativamente- son apenas unos pocos.

Sin embargo, la manera en la que estos equipos han desaparecido, sin dejar rastros, es lo que más despierta suspicacias.

En las últimas décadas, en el mundo de la física se ha aceptado que, además de las cuatro dimensiones que percibimos, hay dimensiones o espacios adicionales.

Muchos físicos creen que existen numerosos universos, así como dimensiones múltiples.

La física de Harvard Lisa Randall dijo que durante uno de sus experimentos de fisión nuclear encontró -para su sorpresa- que de repente algunas partículas desaparecieron.

Ella supuso entonces que estas desaparecieron -sin dejar rastro- porque entraron espontáneamente en una “quinta dimensión” invisible para los humanos.

Entonces los portales podrían ser un paso hacia otra dimensión que -por algún motivo- en algunos momentos está abierto y en otros no. Por ello – en el caso del Triángulo de las Bermudas- algunas naves desaparecen y otras no.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura