El tribunal de Tokio autorizó este viernes prolongar la detención provisional de Carlos Ghosn hasta el 22 de abril, en el marco de nuevas acusaciones de supuestas malversaciones financieras.

Al cabo de este periodo, el expresidente de Renault-Nissan, de 65 años, podrá ser inculpado y permanecer en prisión a la espera de su juicio, ser detenido de nuevo por otro motivo o liberado sin cargos.

Detenido dos veces en un mes

Desde que fuese arrestado de nuevo el 4 de abril en su domicilio de Tokio, apenas un mes tras su liberación bajo fianza, Ghosn se encuentra en la prisión de Kosuge (norte de la capital), donde los investigadores de la fiscalía lo interrogan con regularidad.

Ghosn es cuestionado por las sospechas de desvío de fondos de Nissan a través de un distribuidor de vehículos del fabricante en el extranjero. Se trata del Sultanato de Omán, según una fuente cercana al caso.

De un total de 15 millones de dólares entre finales de 2015 y mediados de 2018, cinco millones fueron utilizados para su beneficio personal, según la fiscalía.

El equipo de defensa de Ghosn lanzó una feroz batalla contra los fiscales de Tokio, calificando el último arresto de “ilegal”, de acuerdo a documentos a los que Reuters tuvo acceso.

Fuente: DW

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo


Video Destacados