Redacción BLes – Leída por millones de jóvenes y adultos de todo el mundo, Animal Farm, (Rebelión en la Granja, traducido del inglés) la obra de George Orwell, escrita en plena Segunda Guerra Mundial y publicada en 1945, representa uno de los mayores logros políticos y artísticos del escritor.

Sigue siendo un best-seller y ocupa un lugar destacado en muchas listas de los más grandes libros del siglo XX.

La historia se desarrolla en The Manor Farm, en el campo inglés, donde Jones, el propietario, explota la mano de obra de los animales y cosecha todos los beneficios. El viejo Major, un cerdo que ha vivido mucho tiempo en la granja convoca a los otros animales y los convence para que derroquen al granjero y manejen las cosas por sí mismos.

Se monta “el sistema”

Mientras los animales disfrutan de prosperidad y felicidad al principio, los cerdos, los más inteligentes de la granja, se apropian del suministro de manzanas que han caído al suelo en otoño y de la leche extra de las vacas, traicionando la idea fundamental de la revolución de que “todos los animales son iguales”.

Su propagandista, Squealer, intenta justificar este robo a los otros animales diciendo:

“Nuestro único objetivo al tomar estas cosas es preservar nuestra salud… Nosotros, los cerdos, somos trabajadores cerebrales. Toda la gestión y organización de esta granja depende de nosotros”, dice.

“Día y noche velamos por su bienestar. Es por TU bien que bebemos esa leche y nos comemos esas manzanas. ¿Sabes lo que pasaría si los cerdos no cumpliéramos con nuestro deber? ¡Jones volvería! Sí, ¡Jones volvería!”

Poco después de esto, muchos de los animales comienzan a pensar en el tiempo en que Jones era el dueño, dándose cuenta de que sus vidas actuales no son menos difíciles.

Sin embargo, la propaganda a la que son sometidos constantemente les hace temer el regreso del dueño más que cualquier otra cosa. Bajo el brutal liderazgo de Napoleón y la hábil propaganda de Squealer, los cerdos se vuelven cada vez más poderosos hasta que el resto de los animales no pueden hacer otra cosa que seguir sus órdenes.

A los animales se les hace escuchar propaganda (Foto: Interés)
A los animales se les hace escuchar propaganda (Foto: Interés)

Una “alianza” aterradora

La perspectiva del regreso de Jones y su colaboración con el carnicero local significa que los animales creen que sus vidas están en juego.

Dejaron de lado su preocupación por el exceso de trabajo y la escasez de alimentos ante este peligro. Todo en la granja se convierte en parte de la guerra y los animales son constantemente llamados a sacrificarse por una sociedad ideal.

El personaje más conmovedor y trágico del libro es el [caballo] de nombre Boxer, cuyo lema es siempre es “trabajaré más duro”. Después de trabajar incansablemente para mejorar la vida en la granja, Boxer finalmente se desploma de agotamiento. Los cerdos llaman a un carro, prometiendo que llevarán al heroico caballo al hospital. Sin embargo, los otros animales descubren que el carro tiene las marcas de la carnicería.

Una vez más, Squealer, el propagandista, interviene para explicar que la furgoneta ha sido comprada al carnicero, de ahí sus marcas.

El sacrificio de Boxer (Foto: Interés)
El sacrificio de Boxer (Foto: Pinterest)

Más tarde, se les dice a los animales que Boxer estaba lo más cómodo posible en el hospital y que murió mientras dormía. Los cerdos deciden “honrar” su muerte y animar al resto de la granja a seguir su ejemplo.

Lo que los animales no se dan cuenta es que Boxer fue llevado a una procesadora para ser convertido en pegamento y que los cerdos tomaron el dinero de su venta para comprar más whisky para ellos mismos.

Con el paso del tiempo, la vida en la granja de animales sigue estando llena de trabajo pesado e interminable. Aunque hay suficiente comida para sobrevivir, ninguno de los beneficios modernos prometidos por la revolución, como la electricidad, la calefacción y el agua, se materializan jamás.

Los cerdos convencen a los demás animales de que es mejor vivir simplemente en libertad y prescindir de estas cosas.

Una “transformación” impensable

Un día, Squealer sorprende a todos los demás animales caminando sobre dos pies, llevando una fusta de montar y vistiendo ropa humana. La lucha por la igualdad para todos se convierte en un privilegio para algunos, encarnado en el nuevo mandamiento: “Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros

"Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros" (Foto: Pinterest)
“Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros” (Foto: Pinterest)

En la escena final del libro, los cerdos invitan a los granjeros locales a un banquete. Mientras los otros animales miran hacia dentro del comedor en la granja de Jones, no ven ninguna diferencia entre sus nuevos amos y los viejos opresores

“Las criaturas de afuera miraban del cerdo al hombre, y del hombre al cerdo, y del cerdo al hombre otra vez; pero ya era imposible decir cuál era cuál“.

La moraleja

Animal Farm representa el lamento de George Orwell por el proyecto de una sociedad igualitaria, que vio traicionado en su tiempo por Stalin en la Unión Soviética, pero también ofrece una visión aguda del funcionamiento de la tiranía que es totalmente relevante hoy en día.

Al infundir un profundo temor a un enemigo invisible, primero usando la imagen de Jones y los otros granjeros de la zona, luego la de otros animales que son acusados de trabajar entre bastidores para ayudarlos, los cerdos son capaces de controlar la granja a través del miedo.

La violencia y la crueldad de los líderes se justifican por el objetivo final de la perfecta igualdad y prosperidad para todos, que los animales ingenuamente creen que se hará realidad si continúan trabajando y obedeciendo.

La parábola de Orwell muestra que las diferencias entre las personas en una sociedad ya sean de género, clase o cultura, siempre existirán. Los intentos de aplanarlos solo pueden terminar en violencia contra los derechos de las personas.

La diferencia es lo que da vitalidad y dinamismo a nuestro mundo. La meta de hacer a todos iguales inevitablemente hace que la sociedad se empobrezca, tanto material como espiritualmente.

Por Louise Bevan

Ir a la Portada BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Temas: Categorías: Opinión


Video Destacados