En un informe presentado el 17 de octubre sobre el uso de antibióticos en las reses que proveen la carne para las hamburguesas que preparan y distribuyen las 25 empresas más grandes de Estados Unidos, los resultados mostraron a 22 de ellas con calificación ‘F’, según Fox5.

Dentro de la escala de calificaciones usadas en ese país, ‘F’ se interpreta como ‘muy deficiente’, siendo la peor de las notas; si se usase una escala de 1 a 100 correspondería a la nota que va desde cero puntos hasta 59.

La clasificación de acuerdo con el manejo de antibióticos en la carne.

Incluso la reconocida marca McDonald’s, la mayor compradora de carne en Estados Unidos, que vende ese tipo de comidas rápidas quedó clasificada dentro del grupo ‘F’, muy deficiente.

Solo dos restaurantes alcanzaron la máxima nota, ‘A’, siendo ellos Shake Shack y BurgerFi, en tanto que Wendys tan solo llegó a ‘D’, que significa ‘deficiente’.

“Todos deberíamos estar preocupados de que tantos restaurantes estén fallando cuando se trata de la administración de antibióticos”, en palabras de  Laura Deehan, defensora de la salud pública del Fondo Educativo CALPIRG, el mismo que efectuó el análisis informado, según Fox5.

Los efectos de los antibióticos en la carne

Los medicamentos de esta clase, usados en los animales de los cuales se aprovecha la carne para el consumo humano, pueden disminuir la eficacia de los antibióticos que son aplicados a los humanos, e inclusive propiciar microorganismos patógenos súper resistentes, poniendo en peligro la vida de las personas infectadas por estos.

Las bacterias súper resistentes a los antibióticos son un peligro para la humanidad.

De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por la sigla en inglés) de Estados Unidos: “La resistencia a los antibióticos es uno de los mayores desafíos de salud pública de nuestro tiempo”.

Al decir de la misma entidad, cada año unos 2 millones de personas son atacadas por bacterias resistentes a los antibióticos, y al menos 23.000 pierden la vida por esa causa.

Usos inaceptables de los antibióticos

Es considerado beneficioso, hasta cierto punto, el aplicar estas sustancias químicas a los animales, en caso de que contraigan enfermedades, y aún  para prevenirlas.

Los animales domésticos son tratados con antibióticos para curar o prevenir enfermedades.

No obstante, a veces se usan para aumentar la producción de carne en menor tiempo o para compensar las condiciones insalubres a las que se somete el ganado vacuno para vivir hasta que es sacrificado, y estos dos últimos usos son inaceptables.

“Los antibióticos deben utilizarse para tratar las enfermedades, no como muletas para compensar las malas prácticas de producción”, siguió comentando Deenah según la misma fuente, adicionando que podríamos estar próximos a quedar indefensos ante infecciones comunes, como en el pasado.

Posibles medidas a tomar

Por su parte, para Matt Wellington, director del programa de antibióticos del Fondo de Educación PIRG de EE. UU., una medida preventiva estaría en manos de los restaurantes.

“Los restaurantes necesitan exigir restricciones de antibióticos a sus proveedores de carne”, anotó el funcionario añadiendo que no tenía sentido perder la acción de drogas que “salvan vidas para producir una hamburguesa un poco más barata”, citó también Fox5.

Conclusión

Los granjeros están obligados a seguir una normatividad estricta en cuanto a la aplicación de los antibióticos, pero no existe ningun animal que se pueda clasificar como ‘libre de antibióticos’.

Todos los animales dan lugar a gérmenes patógenos en su sistema digestivo, lo cual es cierto aún para los que proveen la carne ‘libre de antibióticos’, de ahí que esta también pueda proceder de aquellos con bacterias resistentes a los antibióticos en los intestinos, terminando en las hamburguesas y por ende con riesgo de infección para los consumidores.

José Ignacio Hermosa – BLes

22 de 25 cadenas de hamburguesas mostraron exceso de antibióticos en la carne
5 (100%) 1 voto
Categorías: Salud


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds