La bacteria Capnocytophaga canimorsus, es perfectamente normal en las bocas de perros y gatos, pero puede inducir la grave enfermedad sepsis en algunos casos, dice el doctor Stephen Cole, profesor de Microbiología Veterinaria de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania.

Un caso así de extremo hizo que Greg Manteufel perdiera sus manos y piernas en junio, y por poco la vida, según informa USA Today.

“Si yo no lo viviera y alguien me contara esta historia, tampoco lo creería”, dijo Dawn, su esposa, “Pero lo estoy viviendo”.

La enfermedad de Greg

Para este residente de West Bend, Wisconsin, Estados Unidos, todos los síntomas eran los de una gripe común, y al llegar a casa después del trabajo, le contó a su esposa Dawn que había vomitado y le dolían las piernas.

Así que tomó Tylenol y agua, pero al día siguiente los síntomas eran aún más intensos, con agitación, incoherencia al hablar y diarréa, lo que hizo que Michael, su hijo de 25 años, llamara a sus parientes para trasladarlo al hospital.

En poco tiempo su piel se tornó morada por partes, y aparecieron manchas en la cara, el pecho, las piernas, el vientre y la espalda, cuenta su esposa.

El diagnóstico del hospital no fue nada alentador pues informaron que había contraído sepsis, potencialmente mortal y que carecían de los equipos para desinfectar su sangre, llena de bacterias.

De esta manera, el paciente fue enviado a otra institución hospitalaria ubicada a 48 kilómetros.

Una vez allí, los médicos se dieron cuenta de la muerte progresiva de los músculos de las manos y las piernas de Greg, las cuales fueron amputadas junto con una porción importante de su nariz.

El infortunado paciente ya fue intervenido quirúrgicamente 5 veces y espera varias operaciones más.

La bacteria culpable

Los médicos concluyeron que la bacteria causante de tal desastre en el cuerpo del estadounidense fue la Capnocytophaga canimorsus, presente en la saliva de los perros.

Este es uno de los 700 organismos patógenos que se encuentran en la boca de los caninos, pero que raramente infecta a las personas.

Principalmente las contamina por mordeduras y generalmente causa la muerte de sus víctimas.

El mismo medio ilustra sobre el hecho de que las más altas probabilidades de contraer la rara enfermedad recaen en mayores de 40 años, incrementándose el riesgo en presencia de alcoholismo, un sistema inmunológico débil, y la carencia del bazo, según informa el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos.  

¿Cómo la contrajo?

De acuerdo con el concepto médico, Greg no contrajo la enfermedad por mordedura ni arañazo de algún canino, sino a través de un ‘beso’ es decir por contacto con la lengua y la saliva de uno de los animales en su piel.

En este caso, Manteufel, que lleva un desinfectante en la camioneta y limpia las manijas de los carritos del supermercado cuando va de compras, estaba sano.

También posee a Ellie, una perra pitbull de 8 años, que tienen en la casa desde cachorrita, y es parte de la familia, y tampoco se puede asegurar que su saliva haya sido la culpable de la desgracia de su dueño.

Greg y su mascota Ellie.

Haciendo memoria, Greg, quien es pintor, recordó haber estado en contacto con varios canes.

Además de Ellie, un perro callejero lo visitó mientras estaba pintando, otros dos animales estaban en una fiesta de graduación a la que asistió y 4 perros más en una fiesta de cumpleaños, informó el mismo medio.

John Oxford, profesor de virología y bacteriología de la Universidad Queen Mary de Londres, explica cómo las mascotas contraen las bacterias.

“Los perros pasan la mitad de su vida con la nariz en rincones desagradables o husmeando sobre excrementos de perro, lo que hace que sus bozales estén llenos de bacterias, virus y gérmenes de todo tipo”, según The Sun.

Luego dijo que “No es sólo lo que se lleva en la saliva”.

José Ignacio Hermosa – BLes

Estadounidense perdió sus manos y piernas debido a una bacteria contagiada por su perro
5 (100%) 1 voto
Categorías: Salud


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds