Compartir

Quizás conozcas algunas personas o tu mismo poseas este tipo de lunar o verruga en la piel en alguna parte del cuerpo, es algo muy común y tiene un nombre que jamás lo hubieses imaginado, se llaman acrocordones.

Los acrocordones, también denominados fibromas blandos o pólipo fibroepitelial, son técnicamente pápulas pediculadas muy pequeñas que tienen una textura blanda y que resaltan de la piel.

Generalmente suelen observarse como protuberancias amarronadas apenas unidas al cuerpo y confundirse con lunares o con verrugas, y pueden encontrarse con más frecuencia en zonas donde la piel es más gruesa y en la que puede existir fricción: cuello, antebrazo, párpados, axilas, ingles y más.

Es importante recordar que los acrocordones no son verrugas, ya que la segunda es una lesión cutánea causada por el virus del papiloma humano, y estos son inofensivos fibromas, que a pesar de ser benignos, pueden ser incómodos para algunas personas y nada atractivos para otras, por lo que estos son algunos remedios caseros y naturales para deshacerte de ellos.

Vinagre de manzana

Crédito. Pixabay

Limpia la piel donde se encuentra el acrocordón con agua tibia y jabón neutro. La finalidad es que quede totalmente desinfectado para que después utilices un algodón humedecido en vinagre de manzana para, primero, separar un poco más el acrocordón del cuerpo con cuidado, y además ayudar a secar la herida. Véndalo y déjalo actuar toda la noche, repite el procedimiento al día siguiente, eso debe ser suficiente para que el acrocordón caiga.  No intentes arrancarlo tu con un tirón.

Aceite de orégano

Aceite de orégano.

Mezcla cuatro gotas de aceite de orégano con 8 gotas de aceite de coco y usa un hisopo para aplicar en el acrocordón. Repite tres veces al día y aproximadamente en un mes, tu piel lucirá como nueva. Usualmente funciona a la perfección, pero si ves que el aceite reseca demasiado tu piel, es mejor que visites a un dermatólogo.

Aceite de ricino

Utiliza una cucharada de aceite de ricino mezclada con media cucharada de levadura en polvo para crear una sustancia pastosa, después úntala sobre el acrocordón y usa cinta para tapar la zona afectada. Deja que actúe toda la noche y repite el procedimiento durante unas dos semanas para eliminar el problema.

Jugo de limón

El limón es un antiséptico natural y es perfecto para tratar este tipo de problemas en la piel. En un frasco con  zumo de limón, humedece un poco de algodón para luego pasarlo sobre el acrocordón.

El proceso puede repetirse tres veces al día para que vea su efecto.  Si no deseas intentarlo, recuerda que la mayoría de las veces los acrocordones son benignos y no representan un problema para nadie. La edad y la genética son factores importantes por lo que no debes preocuparte si llegas a encontrar alguno si es que tienes una edad avanzada.

*Estos consejos no reemplazan la visita a un profesional de la salud.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

‘Acrocordones’: cómo eliminarlos naturalmente
Califique esta publicación

Compartir
Categorías: Salud


Video Destacados