Durante la Guerra fría los tripulantes de los submarinos optaron por tratar la apendicitis aguda con antibióticos, dada la imposibilidad de salir a la superficie para ser intervenidos quirúrgicamente, y este procedimiento ha resurgido, siendo estudiado por la doctora Paulina Salminen y su equipo.

La investigación fue publicada por la revista Journal of the American Medical Association el 25 de septiembre, mostrando los resultados del estudio que se prolongó durante 5 años.

La cirujana Paulina Salminen

La cirujana de la Universidad de Turku, en Finlandia, presenta el tratamiento de la apendicitis aguda con antibióticos como una alternativa aplicable y efectiva siempre y cuando no se hayan presentado otros eventos como ruptura del órgano, peritonitis o tumores.

Procedimiento del estudio

El equipo de investigadores eligió aleatoriamente a 530 pacientes, a los que les fue diagnosticada la enfermedad, con edades que oscilaban entre los 18 y los 60 años; a 273 de ellos se les practicó la cirugía tradicional.

A los restantes 257 pacientes se les suministraron bactericidas, después de lo cual se les hizo seguimiento observando 3 parámetros específicos: reaparición de la enfermedad, complicaciones y duración de su estancia hospitalaria, durante 5 años.

El fármaco inicial que se les aplicó fue ertapenem, usado para combatir infecciones graves, por vía intravenosa durante 3 días, seguido de siete días más de antibióticos orales.

Para el 61 por ciento de los casos la afección en el apéndice desapareció por completo, en tanto que en los casos restantes, 39 por ciento, reapareció la inflamación, optándose por la cirugía para solucionar el problema, sin que se presentaran complicaciones adicionales.

La apendicitis aguda también puede ser curada con antibióticos.

El debate                                                                                                                       

Frente a los resultados obtenidos, la cirugía que durante más de 1 siglo se presentó como el procedimiento por excelencia cada vez que alguien padecía la dolencia, ahora es cuestionada.

Las razones estriban en que toda cirugía invasiva implica ciertos riesgos, y no están exentas de complicaciones e imprevistos, principalmente cuando los pacientes ya están padeciendo otras alteraciones de su estado de salud.

Por otro lado, la misma aplicación de la anestesia suele desencadenar ciertos imprevistos, en detrimento del éxito del procedimiento quirúrgico, tal como lo considera la publicación Popular Science.

Sin embargo, para la cirujana pediátrica de la Universidad de la Salud en Florida, Janice Taylor, el órgano no se necesita.

Si está fuera, no puede hacerte daño. Es una operación de bajo riesgo y bastante rutinaria. Hay millones de personas caminando sin apéndices, y les va bien”, de acuerdo con Popular Science.

Conclusiones

A su vez, F. Thurston Drake cirujano del Boston Medical Center concluye expresando su concepto al respecto, luego de admitir que los dos procedimientos son correctos.

“Pero aún no hemos identificado para quién es óptimo cada tratamiento. Como cirujanos, nos estamos moviendo más hacia la toma de decisiones centrada en el paciente, especialmente cuando tenemos dos o más buenas opciones”, cita Popular Science.

José Ignacio Hermosa – BLes

¿Operar o no?: La apendicitis podría curarse sin cirugía
Califique esta publicación
Categorías: Salud


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds