La ambliopía u ‘ojo perezoso’  es una afección que se inicia en los primeros años, y se manifiesta cuando la visión de uno de los ojos no se desarrolla adecuadamente, y en ese caso el cerebro pasa a ‘ignorarlo’, concentrándose en el otro.

De este modo, es preciso estimular adicionalmente al ojo retrasado porque de lo contrario sus células nerviosas no maduran como es de esperarse, tal como lo ilustra Medical News Today.

De este modo, mientras uno de los ojos registra visión nítida para el otro las imágenes son borrosas.

Ver borroso con uno de los ojos es síntoma de ambliopía.

De no atenderse este retraso podría ocasionar la ceguera parcial o total del ojo afectado. En los Estados Unidos el 2 por ciento de los niños sufren de ambliopía.

Siendo más precisos con los nombres, la etiqueta de ‘ojo perezoso’ no es correcta, ya que el ojo mismo no tiene problemas, se trata de una dificultad del  nervio que lo comunica con el cerebro.

Síntomas

La ambliopía hace borrosa la visión de uno de los ojos, además de impedirle captar la profundidad correctamente.

Causas

Un desequilibro muscular puede ser el responsable de la afección ocular, así como también podría serlo una enfermedad en el órgano de la visión.

Entre las otras dolencias oculares que pueden propiciar el retraso en el desarrollo de uno de los ojitos se encuentran las cataratas, los párpados caídos u otras obstrucciones que impidan la plena ejercitación del ojo debilitado.

Tratamiento

Para lograr un tratamiento exitoso es importante la rapidez en el diagnóstico, cuanto antes se empiece mejor para los niños afectados.

Después de los 8 años se pierde efectividad en la recuperación, si bien todavía es posible la corrección.

El uso de gafas podría bastar para resolver el problema.

A veces basta con la utilización de anteojos. En otras ocasiones se dan otros problemas conexos, como por ejemplo las cataratas o los párpados caídos, en cuyo caso es prioritario resolver estos para que mejore la desviación causada por la ambliopía.

Bloquear el ojo desarrollado permite la ejercitación del débil.

Con frecuencia se cubre el ojo sano con un parche a fin de que el enfermo tenga mayores posibilidades de desarrollarse adecuadamente.

Otros procedimientos implican el uso de gotas que distorsionen la visión del ojo adelantado, los ejercicios de visión y la cirugía entre otros.

Prevención

Algunos recomiendan llevar a los niños al especialista en edades tan tempranas como los 6 meses, los 3 años y luego anualmente, según Webmd.

Exámenes tempranos son de gran ayuda en la corrección de la ambliopía.

En ningún caso es posible darse cuenta con solo observar los ojos del infante.

Por otro lado si la ambliopía es hereditaria son mayores las posibilidades de contraerla.

Este artículo fue redactado a modo informativo y no pretende reemplazar en absoluto la opinión de un especialista. Ante cualquier inquietud consulte a su médico.

José Ignacio Hermosa – BLes

¿Qué es el ojo perezoso y cuáles son sus efectos?
5 (100%) 1 voto
Categorías: Salud


Video Destacados

Ad will display in 09 seconds