El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.