La justicia argentina ha pedido este lunes una condena de 12 años de cárcel e inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos para la vicepresidenta de ArgentinaCristina Fernández de Kirchner, por supuesta corrupción en la realización de obras públicas durante su gobierno (2007-2015) y el de su marido (2003-2007), el expresidente Néstor Kirchner. Según el fiscal Diego Luciani, se trató de “la mayor maniobra de corrupción del país” y estima que la acusada habría perjudicado al Estado por más de 1.000 millones de dólares.

Kirchner, quien también fue presidenta del país en dos ocasiones, enfrenta cargos por defraudación a la administración pública. Además, se le acusa de haber liderado una asociación ilícita junto a difunto esposo, durante los gobiernos de ambos.

Irregularidades en obra pública

De acuerdo con las acusaciones de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, hubo irregularidades en la asignación de obra pública en la provincia de Santa Cruz, donde el esposo de la vicepresidenta gobernó por más de 10 años antes de ser elegido como presidente de la república.

El abogado de Kirchner ha rechazado todas las acusaciones en contra de su defendida y el actual presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha manifestado su apoyo a Kirchner vía Twitter. Además, se han registrado manifestaciones a favor y en contra de la vicepresidenta tras la petición de cárcel realizada por la fiscalía.

Acorralada por la justicia

Es la primera vez que la fiscalía argentina pide penas de prisión para Cristina de Kirchner. Anteriormente, también había sido acusada de corrupción, pero los procesos fueron detenidos. En 2019, durante la presidencia de Mauricio Macri, Kirchner sería acusada de nuevo por corrupción en el marco del “caso Vialidad” y fue llamada a declarar tres días después de anunciar que se postularía como vicepresidenta del entonces candidato presidencial Alberto Fernández.

En ese entonces, Cristina Fernández de Kirchner acusó a los jueces de “tener la condena escrita” y de ser víctima de una persecución política. “A mí me absolvió la historia y a ustedes seguramente los va a condenar la historia”.

“A mí me absolvió la historia y a ustedes seguramente los va a condenar la historia”.

Con respecto a las acusaciones actuales la vicepresidenta ha expresado que entre la presidencia y las obras que se denuncian “existen doce instancias administrativas de carácter nacional y provincial”. Kirchner ha pedido ampliar su declaración y expresó que no se encuentra “ante un tribunal de la Constitución, sino ante un pelotón de fusilamiento mediático-social“.

51 obras adjudicadas, 3 terminadas a tiempo

La fiscalía afirma que Néstor y Cristina Kirchner crearon una empresa constructora llamada Austral Construcciones. A dicha empresa se le habían adjudicado un total de 51 obras, es decir, casi el 80% del total de las obras viales de la provincia de Santa Cruz, de las cuales solo 3 fueron finalizadas a tiempo. La mitad de ellas jamás se terminaron y la empresa dejó de operar en marzo de 2016, tres meses después de que Kirchner dejara la presidencia de la nación.

“Al asumir Néstor Kirchner la presidencia de la Nación y luego su esposa, Cristina Fernández, instalaron y mantuvieron en el seno de la administración nacional y provincial de Santa Cruz una de las matrices de corrupción más extraordinarias que lamentablemente y tristemente se hayan desarrollado en el país”, afirmó el fiscal Luciani.

Concretamente, a la vicepresidenta se le acusa de realizar contratos por miles de millones de dólares con sobreprecios del 65%, de amañar licitaciones y de haber recibido el pago total de las obras a pesar de que solo unas pocas fueron finalizadas.

12 exfuncionarios acusados

Lázaro Báez, exgerente del Banco de Santa Cruz y presunto testaferro del matrimonio Kirchner, y otros 11 exfuncionarios también están acusados en este juicio.

Entre los exfuncionarios acusados se encuentra el ex secretario de Obras Públicas José López, quien fue detenido tras ser descubierto tirando bolsos repletos de dinero en efectivo en un convento. El exministro de Planificación Federal Julio De Vido también está siendo investigado y actualmente está bajo arresto domiciliario por otras causas de corrupción.

Absolución solicitada

Los abogados de la vicepresidenta expondrán sus alegatos finales el 5 de septiembre. La Unidad de Información Financiera (UIF) y a la Oficina Anticorrupción han desistido de seguir formando parte de la querella, a pesar de que formaban parte de ella en 2019 cuando comenzó el juicio. De hecho, la UIF ha solicitado la absolución de Cristina Kirchner y de varios de los acusados.

El veredicto final se espera a finales de año. Sin embargo, en caso de que Kirchner sea declarada culpable de los cargos que se le imputan, no podrá ser arrestada hasta el 9 de diciembre de 2023, fecha en la que termina oficialmente su periodo. 

Fernández: “La sentencia ya estaba escrita”

La vicepresidenta argentina ha comentado este martes sobre la petición de Fiscalía que “la sentencia ya estaba escrita”, en un discurso emitido a través de sus redes sociales desde su despacho en el Senado —del que es presidenta—.

“Los fiscales pudieron leer su guion durante nueve jornadas. Me hubiera gustado hablar frente al tribunal”, dijo este martes Cristina Fernández, para luego quejarse de que no le hayan permitido transmitir ni televisar la declaración indagatoria en 2019 y que ahora le hubieran rechazado la ampliación de su indagatoria.

“No debía sorprenderme porque, tal como dije en esa oportunidad, la sentencia ya estaba escrita”

“No debía sorprenderme porque, tal como dije en esa oportunidad, la sentencia ya estaba escrita”, indicó

Acompañada por los cánticos de centenares de seguidores que se reunieron a las puertas del Congreso, la exmandataria relató de forma cronológica los pormenores de la investigación de la ‘Causa Vialidad’ que supuso, en su opinión, una “feroz campaña política y mediática” en su contra.

Durante su alocución, la vicepresidenta argumentó que no existen pruebas en su contra y que ninguno de los citados a declarar durante el juicio apoyó con su testimonio la versión de los fiscales, a quienes culpó de adoptar el “guión” de los medios de comunicación afines a la actual oposición política.

Asimismo, Fernández aprovechó su intervención para cargar contra su sucesor en el cargo, el liberal Mauricio Macri (2015-2019), y contra el político opositor Fabián Pepín Rodríguez Simón, que lleva casi dos años prófugo, al señalarlos como responsables de construir un entramado judicial dedicado a perseguir a los funcionarios de los gobiernos kirchneristas.

“Finalmente, afloró un sistema judicial totalmente compenetrado con los servicios de inteligencia y obviamente dirigido, direccionado y creado desde la propia Casa Rosada a través de Mauricio Macri”, aseveró la vicepresidenta.

Fuente: 20minutos.es