Redacción BLes – El gobierno de Biden dijo recientemente que había cerrado una agencia federal de la era Trump que ayudaba a las víctimas de delitos relacionados con la inmigración.

Durante su primera semana en el cargo, en enero de 2017, Trump estableció la Oficina de Compromiso con las Víctimas de Crímenes de Inmigración, o VOICE, por orden ejecutiva, informó CBS News.

VOICE será reemplazada por la Línea de Compromiso y Servicios para las Víctimas, un “sistema de apoyo a las víctimas más completo e inclusivo”, según el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE).

La decisión de poner fin a VOICE, según Stephen Miller, un arquitecto clave de las políticas de inmigración del Sr. Trump, es una “mancha moral en la conciencia de nuestra nación”.

Comparó la nueva oficina con la Administración de Control de Drogas abriendo “un centro de llamadas para ayudar a los traficantes de drogas a obtener abogados y amnistía por sus crímenes”.

El Departamento de Seguridad Nacional “es una agencia para el cumplimiento de la ley, no un centro de ayuda legal para criminales e infractores de la ley”, enfatizó Miller.

Aunque muchos estudios demuestran que los inmigrantes, ya sean legales o ilegales, son menos propensos a cometer delitos que los nativos, los partidarios de políticas de inmigración más estrictas argumentan que incluso un solo delito cometido por alguien que entró en el país ilegalmente es demasiado y fue posible gracias a la laxitud de la seguridad fronteriza.

“He tenido que sostener la mano de demasiadas madres que han perdido un hijo por un DUI (conducir bajo los efectos del alcohol) o de alguien que ha sido violado por un extranjero ilegal o alguien con un nexo con la inmigración”, dijo a los periodistas Bárbara González, la entonces directora de VOICE, en octubre de 2019. “Es un problema que no podemos ignorar como país”.

Los republicanos argumentan que las tácticas y la retórica de Trump fueron eficaces para disuadir la inmigración ilegal. El retroceso de algunas de ellas por parte de la administración Biden ha dado lugar a un aumento récord en el número de personas que cruzan la frontera de forma ilegal.

Según un informe reciente de la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos, la agencia detuvo a 180.034 personas que entraron ilegalmente en el país en mayo, el mayor total mensual en 21 años.

También le recomendamos: Por qué los medios ahora sí hablan del laboratorio chino (Video)

Ad will display in 09 seconds

Además de revocar algunas normas de inmigración de la época de Trump, el gobierno de Biden promulgó un cambio en el empleo del lenguaje y sus definiciones. En abril, emitió una orden en la que instruía a las autoridades estadounidenses a evitar el uso de terminología como “extranjero ilegal” y en su lugar utilizar la frase “no ciudadano indocumentado”.

Oliver Cook – BLes.com