La ocupación de las antenas de DirecTV por parte del régimen “no servirá de nada”. La activación de los satélites se ordena directamente desde la matriz en Estados Unidos

Tras la salida de DirecTV de Venezuela, el chavista Tribunal Supremo de Justicia le ordernó a la empresa la restitución del servicio; una medida que finalmente no tendrá ningún efecto.

«La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia admitió la acción de amparo y acordó la medida cautelar innominada (…) En consecuencia ordena a la empresa Galaxy Entertainment de Venezuela C.A [Directv Venezuela] continuar de manera inmediata con la prestación de servicio de televisión por suscripción», indicó el TSJ en un comunicado.

El máximo tribunal también ordenó a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) tomar posesión inmediata de todos los bienes muebles e inmuebles, oficinas comerciales, sedes administrativas, centro de operaciones y transmisiones, antenas y cualquier otro equipo o instalación destinada a la prestación del servicio por suscripción.

De acuerdo con la sentencia, Conatel deberá designar una Junta Administradora Ad-Hoc de la empresa Galaxy Entertainment de Venezuela para garantizar el restablecimiento del servicio de televisión digital. Asimismo ordenó la prohibición de salida del país a los integrantes de la junta directiva de la empresa Galaxy Entertainment de Venezuela.

El pasado martes 19 de mayo, DirecTV, el mayor operador de televisión en Venezuela, anunció su salida inmediata del país tras «no poder cumplir al mismo tiempo los requisitos del régimen de Nicolás Maduro y las sanciones impuestas por Washington».

Fran Monroy, periodista especializado en telecomunicaciones, explicó a PanAm Post que la ocupación de las antenas de DirecTV por parte del régimen «no servirá de nada» pues la operación de todos sus equipos y la activación de los satélites se ordena directamente desde la matriz en Estados Unidos.

«Las antenas no las puede usar el régimen, quien autoriza el uso del satélite está en Dallas y desde allá no van a dar la autorización. Unilateralmente el servicio no se puede arrancar; las antenas no pueden usarse por parte de otra persona que no sea de la empresa así que es imposible», explicó.

«Por otro lado la reacción del Tribunal Supremo de Justicia era previsible; pero es imposible que de alguna manera se resuelva esto, es una decisión inviable», dijo.

«Tú puedes llenar de militares la sede de la empresa pero no vas a lograr que arranque el servicio, puedes contar con otros satélites pero no te van a funcionar los decos ni las antenas; están entrampados», sentenció el especialista.

Fuente: Panam Post.