Rafael Bielsa defendió la constitución del “Apruebo” con más énfasis que los funcionarios de Boric y el ministerio de Relaciones Exteriores tuvo que llamarle la atención.

El embajador argentino en Santiago de Chile, Rafael Bielsa, pasó un papelón con la cancillería del país donde se desempeña. Es que, el funcionario kirchnerista pensó que la política chilena ya había caído al punto de degradación que se conoce en Argentina o en Bolivia, donde el embajador peronista acude impunemente a los actos de los partidarios de Evo Morales. Bielsa “militó” y defendió el “Apruebo” y el mismo gobierno de Gabriel Boric tuvo que llamarle la atención. Una vergüenza total.

“La derecha dice cosas que no son ciertas, pero, a pesar de no ser ciertas se entienden fácil. El progresismo dice cosas que son ciertas, pero que para poder explicarlas necesita que le presten atención. Acá pasó eso”, dijo el embajador kirchnerista luego del “Rechazo” de la reforma constitucional. “La otra propuesta, la del rechazo, era muy fácil de explicar. Se basa en el no. Eran dos opciones; una difícil de explicar versus otra propuesta que se explicaba muy sencillamente. Es un problema que suelen tener la derecha y el progresismo”, manifestó Bielsa en una entrevista radial.

En coincidencia con el Frente de Todos en Argentina, el embajador también justificó la derrota electoral del proyecto de izquierda con el accionar de los medios de comunicación. “Jugaron a decir que hubo toda una posición vinculada a desprestigiar a la constituyente y a los constituyentes. A minimizar los interesantísimos debates que hubo en el seno de la comisión”, señaló.

Como era de esperar, la oposición tomó nota de las declaraciones e hizo el lógico reclamo formal. Iván Moreira, senador y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, le solicitó a la canciller Antonia Urrejola que se cite al embajador argentino “para manifestar nuestra molestia por su intromisión inaceptable en la política interna y los insultos gratuitos a un sector relevante de la población. Para el senador opositor, el embajador argentino “de diplomático tiene poco, pero de guerrillero de izquierda tiene mucho”. En su opinión, las manifestaciones de Bielsa representan “un insulto a los votantes de centroderecha democrática”. En la misma línea se manifestó la diputada Camila Flores, que calificó las declaraciones de Bielsa como “impresentables”.

Desde la cancillería de Chile le dieron la razón a Moreira y reconocieron que citarán a Bielsa para el llamado de atención formal. “No corresponde que un embajador opine sobre la política interna del país donde se encuentra”, manifestaron desde el ministerio de Relaciones Exteriores.

Por Marcelo Duclos – Panampost.com