Las concesiones a la izquierda de Piñera llegaron a su desenlace esperado, y los candidatos comunistas lograron obtener una mayoría en la Asamblea Constituyente que escribirá la nueva Carta Magna chilena.

Este sábado y domingo se vivió una elección histórica en Chile, en la que los ciudadanos eligieron por primera vez en la historia a 155 representantes de 28 distritos del país para que redacten una nueva Constitución Nacional.

El grupo electo tendrá un período de nueve meses para trabajar en la nueva carta fundamental que regirá el país, el que será extensible por una única vez a tres meses si no se llega a un consenso, por lo que en un plazo máximo de un año se deberá elaborar la propuesta.

Los resultados, en sintonía con las protestas sociales y el referéndum constitucional del año pasado, dieron una apabullante victoria para la izquierda.

Sólo un 20,56% de los votantes optaron por la coalición de derecha Vamos por Chile, un número similar a los que votaron por el Rechazo a una nueva constitución, lo que les valió 37 bancas en la Asamblea Constituyente.

Esta alianza, que había unido a figuras desde el presidente Sebastián Piñera y el candidato presidencial Joaquín Lavín hasta el derechista José Antonio Kast, esperaba que al unir figuras en favor y en contra de reformar la Constitución lograría aumentar la base de votantes, pero terminó disminuyéndose. En concreto, 1.173.198 chilenos votaron por Vamos, mientras que 1.635.164 habían votado por el Rechazo.

Le recomendamos: El HOMBRE MÁS BUSCADO del MUNDO reveló que una RAZA ALIENÍGENA DOMINA EEUU

Ad will display in 09 seconds

Esta derrota no fue solamente de la derecha, ya que los partidos de la coalición de izquierda “moderada”, la Lista del Apruebo, obtuvieron el peor resultado de su historia, perdiendo muchos votos a coaliciones más radicales o a candidatos independientes, también de izquierda pero sin afiliación a los partidos tradicionales chilenos. Los partidos socialdemócratas de la ex Concertación, que gobernó al país en múltiples ocasiones, terminó en cuarto lugar, con un 14,81% de los votos y sólo 25 bancas.com

Por su parte, la lista Apruebo Dignidad, de tendencia comunista, se convirtió en el gran ganador de la jornada y quedó en segundo lugar, con el 18,71% de los votos y 28 bancas, impulsados por la candidatura presidencial de Daniel Jadue, actual alcalde de Recoleta y líder del Partido Comunista de Chile. 

En tercer lugar, la izquierdista Lista del Pueblo, compuesta por todos candidatos independientes pero apoyados por la también popular candidata a presidente comunista Pamela Jiles, logró el 14,81% de los votos y 25 bancas, superando todas las estimaciones de las encuestas, que muchas ni siquiera los medían.

Por último, los grandes ganadores de la jornada fueron los candidatos independientes, que con listas propias hicieron campañas más personalistas y en contra del establishment político. Entre los vinculados al movimiento “Independientes No Neutrales por una Nueva Constitución“, de centro-izquierda, y otros sin afiliación alguna, lograron la mayoría, con un 24,05% de los votos.

A pesar de haber obtenido la mayoría en cantidad estricta de votos, este 24% sólo les valió para 23 bancas, debido al sistema d’hont que se utiliza para asignar escaños en la Asamblea, que beneficia a las listas conformadas y perjudica a los candidatos independientes. Esto quiere decir que en realidad la izquierda independiente estará sub-representada en el órgano constituyente.

Por su parte, debido al “compromiso” que firmó el Congreso Nacional, se le asignaron 17 bancas fijas a constituyentes provenientes de pueblos originarios, como los mapuches, los aimara o los rapanui, a pesar de que sólo obtuvieron el 4,15% de los votos totales.

¿Se ve mal? Click aquí para verlo completo

Fuente: derechadiario.com.ar