Todo sucedió el jueves por la noche, en el sector de la piscina del hotel y fuera del horario laboral, ignorando las medidas sanitarias y con accesos privilegiados por su nuevo rol en el Estado.

El medio Bío Bío reportó este jueves a la noche la desenfrenada fiesta de un grupo de constituyentes en el renombrado hotel Pettra de Concepción.

La información fue confirmada por un periodista de la Unidad de Investigación de Bío Bío que acudió al hotel y conversó directamente con tres fuentes ajenas a la Convención y que aseguraron haber estado presentes en la jornada.

De acuerdo a los consultados, los convencionales mantuvieron un comportamiento inadecuado en el inmueble ubicado a un costado de la autopista que une Concepción y Talcahuano, luego de que consumieran alcohol hasta altas horas de la noche.

Según lo informado por el medio El Dínamo, el evento inició en el bar terraza del hotel Pettra, de la ciudad de Concepción, y se hizo para celebrar el cumpleaños del convencional del Colectivo Socialista y vicepresidente adjunto, Pedro Muñoz.

Los involucrados llegaron hasta la piscina y terraza del hotel, instalaciones que por la hora se encontraban cerradas. Ante la insistencia, el acceso fue abierto para que los constituyentes ingresaran, un acto de privilegio que no debería haber ocurrido.

Allí la situación se habría descontrolado y se señala que al menos tres personas habrían presentado reclamos por la conducta de los contituyentes en este verdadero “carrete”.

Algunos de ellos incluso se mostraron prepotentes con personal del lugar, según relataron los testigos. Empleados de seguridad debieron requerir que los convencionales se retiraran a sus respectivas habitaciones.

Pollyana Rivera, convencional constituyente del Partido Republicano, aseguró que: “Si bien yo alojé en otro lugar y no presencié directamente el episodio, lo ocurrido es otra situación que daña de forma grave la imagen de la Convención, por la irresponsabilidad de un grupo que actúa de manera inadecuada”.

Los constituyentes están aprovechando los lujos de ser mantenidos por el Estado mientras reescriben una Constitución que no debería ser modificada.

Fuente: Derechadiario.com.ar