Redacción BLes – Dentro de un edificio de ladrillos de dos pisos en Medellín, Colombia, científicos trabajan en laboratorios que crían -escucha esta cifra- 30 millones de mosquitos genéticamente modificados por semana.

Sí, detrás de este controvertido experimento no podría estar otra persona más que Bill Gates.

Pero, ¿qué quieren hacer con semejante cantidad de mosquitos? ¿En qué países los liberarán? Y lo más importante: ¿cuáles podrían ser las consecuencias sociales, sanitarias y medioambientales?

Mira el informe completo en el siguiente video