Una investigación de la policía uruguaya logró descubrir el «modus operandi» de la banda criminal que operaba desde el exterior. Hasta el momento, doce cubanos han sido condenados por falsificar sus documentos.

Una investigación encabezada por la policía de Uruguay e Interpol reveló la existencia de una organización internacional dedicada al tráfico de migrantes cubanos. Según el Ministerio del Interior uruguayo, doce isleños ya han sido condenados por falsificación de documentos. Asimismo, la Fiscalía Nacional está indagando a una veintena de los involucrados.

Tras varios meses de trabajo, la «Operación Montecristo» logró develar el «modus operandi» de la banda criminal. Además de determinar sus principales rutas de acceso al país sudamericano. De acuerdo con el operativo policial, el origen del tráfico de personas de esta agrupación sería La Habana, en Cuba.

La ruta clandestina

Los traficantes reclutaban a sus compatriotas en la capital cubana, ofreciéndoles viajar a Uruguay. De esta forma, los instaban a permanecer allí o hacer escala, para luego partir a EE.UU. Una vez que abandonaban la isla se dirigían hacia Guyana, donde no necesitan visa. Posteriormente, tras un pago previamente acordado, los migrantes se trasladaban a una casa de seguridad. En ese recinto los miembros de la banda los separaban según su destino y el dinero que poseían.

Al terminar de ser seleccionados, iniciaba una travesía distinta. Los migrantes atravesaban Brasil por aire o por tierra hasta llegar a Uruguay. «Una vez en nuestro territorio, algunos se establecían como refugiados, mientras que otros tomaban contacto a través de medios tecnológicos con diferentes redes criminales» señaló el Ministerio del Interior en un comunicado. «Estas les cobraban entre seis y siete mil dólares para llegar a otro destino», agregó la cartera.

Usualmente eran familiares que estaban en EE.UU. de los cubanos quienes pagaban este dinero. La operación finalizaba cuando los traficantes enviaban por correo los pasaportes de los migrantes a México o Perú para la confección de una visa apócrifa. Los documentos originales eran luego devueltos al interesado.

Lo que dejó la investigación

De acuerdo con las autoridades uruguayas, la investigación involucra a 34 cubanos y solicitantes de refugio. De estos, 21 son hombres y 13 mujeres, todos tienen entre 35 y 45 años. Por otra parte, 12 de ellos ya han sido condenados por el delito de uso de certificado público falso. Asimismo, deberán cumplir una pena de seis meses de prisión bajo el régimen de libertad a prueba.

La policía de Uruguay informa que han intervenido 18 visas (nueve italianas, cinco mexicanas, tres austríacas y una española) y 34 pasaportes (30 cubanos, dos peruanos y dos mexicanos). Además señala que la operación contó con la participación de la Dirección de Investigaciones de la Policía Nacional (DIPN) y la Dirección Nacional de Migración, así como también de diversos países.

María José Olea Álvarez – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.