Redacción BLes– Un grupo de legisladores estadounidenses bipartidistas criticó al director ejecutivo de Walt Disney Co, Bob Chapek, por filmar una parte del último film, “Mulan”, en la controvertida zona de Xinjiang donde existen decenas de centro ilegales de trabajo forzado, y luego agradecer abiertamente a los funcionarios chinos. Según reportó Reuters, en una carta dirigida a Chapek, los legisladores le exigen explicaciones respecto a las conexiones entre la histórica productora y las autoridades del régimen chino.

La nueva película de acción producida por Disney, Mulán, es una reversión en formato “vivo” de su exitoso clásico animado que relata una historia sobre una guerrera en la antigua China. La nueva versión fue objeto de controversia y críticas por ser filmada, en parte, en la región de Xinjiang, donde la represión de China contra la etnia uigur y otros musulmanes viene siendo denunciada por varias instituciones de derechos humanos y países, incluido Estados Unidos. 

En la nota escrita por los funcionarios el pasado viernes, se puede leer: “La aparente cooperación de Disney con los funcionarios de la República Popular China (PRC) que son los principales responsables de cometer atrocidades, o de encubrir estos crímenes, es profundamente inquietante”.

La carta fue publicada también en Twitter por la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC), que tienen como responsabilidad supervisar los derechos humanos y el estado de derecho bajo el régimen comunista chino, y presentar un informe anual al presidente Donald Trump y al Congreso.

En el posteo se puede leer: “Los presidentes envían una carta bipartidista a @Disney preguntando por el rodaje de #Mulanen #Xinjiang #Uyghur Autonomous Region ( XUAR ) y la relación de #Disney con entidades de seguridad y propaganda responsables de cometer o encubrir atrocidades en #XUAR.”

La acusación que pesa sobre Disney impuesta por los legisladores, apunta a recalcar que la información sobre el papel de Beijing en la detención de uigures en Xinjiang, ya era abiertamente pública a nivel mundial antes de comenzar a filmar la película. Por lo cual argumentan que la productora al optar realizar su trabajo en ese lugar, legitimó la situación de persecución y explotación de la minoría musulmana. 

“La decisión de filmar partes de Mulan en cooperación con los elementos locales de seguridad y propaganda ofrece una legitimidad tácita a los autores de crímenes que pueden justificar la designación de genocidio”, se lee en la carta. 

Según destacó Fox News en los créditos finales de “Mulan”, que se lanzó el 4 de septiembre en la plataforma de transmisión Disney +, se incluye un especial agradecimiento a ocho entidades gubernamentales del régimen comunista chino, entre las que se incluye a la oficina de seguridad pública en la ciudad de Turpan, donde recaen muchas denuncias que aseguran la existencia de por lo menos una docena de “campos de reeducación”, en los que se aloja a una enorme cantidad de musulmanes detenidos extrajudicialmente. 

El senador republicano Josh Hawley, escribió una dura nota dirigida a Disney haciendo un reclamo, entre otras cosas, por los agradecimientos realizados hacia el gobierno chino al final de la película:

“¿Cómo se entiende exactamente el dar ‘agradecimiento especial’ a los funcionarios responsables de encarcelar, torturar y esterilizar por la fuerza a millones de personas debido a su origen étnico y creencias con su supuesto compromiso de promover la dignidad humana y respetar los derechos humanos? (…) Las acciones de Disney aquí cruzan la línea de la complacencia a la complicidad”.

Andrés Vacca – BLes.com