Parlamentarios del gobernante Partido Conservador británico criticaron fuertemente al candidato presidencial demócrata estadounidense Joe Biden luego de que el político de 77 años dijera que no aprobaría un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Gran Bretaña bajo las actuales medidas propuestas por Londres.

A través de su cuenta de Twitter, Biden se había manifestado en contra de la propuesta del Primer Ministro, Boris Johnson, de modificar una parte del Acuerdo de Retirada de la Unión Europa acordado en 2019.

Si bien, de acuerdo al Daily Mail, el proyecto de ley de mercado interior, que actualmente está siendo tratado en la Cámara de los Comunes, permitiría al Gobierno deshacer secciones relacionadas con el estatus de Irlanda del Norte, el gobierno de Johnson ya ha aclarado en varias ocasiones que no es su intención afectar el Acuerdo de Viernes Santo y que buscará llegar a un acuerdo en común con Belfast.

El Acuerdo de Viernes Santo (también conocido como Acuerdo de Belfast) fue firmado en 1998 por los gobiernos británico e irlandés y puso fin al Conflicto de Irlanda del Norte, el cual se había prolongado durante casi tres décadas.

Los comentarios de Biden llegaron el miércoles cuando el Secretario de Asuntos Exteriores Dominic Raab estaba en Washington para reunirse con los políticos, especialmente del Partido Demócrata, que amenazaban con bloquear un acuerdo comercial entre el Reino Unido y los Estados Unidos.

El acuerdo tiene que ser ratificado por el Congreso de EE. UU. y los demócratas, que tienen mayoría en la Cámara de Representantes, ya han amenazado con detener su progreso.

Antes de reunirse con la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, Raab había dejado claro que el Reino Unido tiene un compromiso “absoluto” con el Acuerdo de Viernes Santo.

Asimismo, a pesar de las dudas arrojadas por la oposición demócrata, un portavoz de Johnson volvió a asegurar: “El Primer Ministro ha sido claro durante todo el tiempo que estamos tomando estas medidas para asegurarnos precisamente de que el Acuerdo de Belfast se respete en todas las circunstancias y que no se produzca ningún incumplimiento perjudicial por inadvertencia”.

“Seguimos absolutamente comprometidos a no tener una frontera dura ni una infraestructura fronteriza entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte y seguiremos colaborando con nuestros socios de EE. UU. sobre una base bipartidista para asegurarnos de que nuestras posiciones se entiendan”, indicó el vocero.

Sin embargo, horas después Biden apuntó por las redes sociales que, de ser promulgado, el proyecto del gobierno británico amenazaría el acuerdo comercial entre Reino Unido y Estados Unidos.

“No podemos permitir que el Acuerdo de Viernes Santo que trajo la paz a Irlanda del Norte se convierta en una víctima de Brexit. Cualquier acuerdo comercial entre EE. UU. y Reino Unido debe estar supeditado al respeto del Acuerdo y evitar el retorno de una frontera dura”, indicó Biden.

Los comentarios del candidato presidencial demócrata provocaron una fuerte reacción en las filas conservadoras británicas.

“No necesitamos conferencias sobre el acuerdo de paz de Irlanda del Norte del Sr. Biden”, apuntó el exlíder de los Tories, Iain Duncan Smith.

“Si yo fuera él, me preocuparía más por la necesidad de un acuerdo de paz en los EE. UU. para detener la matanza y los disturbios antes de dar conferencias a otras naciones soberanas”, sostuvo el político británico al Times.

Asimismo, la diputada Joy Morrissey, quien nació en EE. UU., acusó al demócrata de perseguir el “voto irlandés-americano” antes de las elecciones de noviembre.

A diferencia de la postura de Biden y los demócratas, el Secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo respaldó la iniciativa de Downing Street.

“Sí, confiamos en el Reino Unido. Confío en que lo harán bien”, dijo Pompeo en una conferencia de prensa.

Miguel Díaz – BLes.com