El diputado de Brasil e hijo del presidente está al tanto de la vida política nacional y celebró la aparición de candidatos afines como Javier Milei.

“Yo sé bien lo que pasó con Macri y tengo mis críticas”. El “sho” de Eduardo Bolsonaro, de dignísimo castellano ante la sorpresa de los periodistas argentinos, suena más a porteño que a español o latinoamericano. Es que el hijo del presidente de Brasil tiene un ojo en Buenos Aires, donde sigue de cerca el desempeño de nuevos candidatos como Javier Milei, al que ya le manifestó su apoyo. Para el diputado del país vecino, lamentablemente, Argentina podría convertirse en Venezuela, si el kirchnerismo logra incrementar su poder político.

En un intercambio con Jonatan Viale y su equipo de La Nación +, Bolsonaro mostró que tiene méritos propios para ocupar un espacio en la política de su país. Pudo haber ayudado ser “el hijo de” (aunque cabe recordar que su elección al parlamento batió récord de votos), pero lo cierto es que tiene una claridad de conceptos excepcional para la devaluada arena política. Es probable que, incluso, un poco más que su padre. Se le nota que, además de su día a día como legislador, “Bolsonaro Jr.” le dedica tiempo al estudio de cuestiones teóricas en los ámbitos de la economía y las ciencias políticas. Habla con solvencia y explica claro.

A pesar de las dificultades idiomáticas, el hijo del presidente de Brasil pudo explicar que las medidas del Gobierno argentino (las cuales benefician a su país) son absolutamente desacertadas. Ejemplificó con la prohibición de la exportación de carne y resaltó que, aunque en un primer momento es posible que baje el precio de la mercadería en stock, en el mediano y largo plazo es inevitable la caída en la producción. También criticó la cuarentena extrema impuesta por el peronismo y resaltó el hecho que su padre estuvo siempre en contra de obligar a los comercios a cerrar sus puertas. No para que la gente trabaje, sino para que tenga la libertad de hacerlo, si así lo deseaba.

En otro momento, que pudo haber pasado desapercibido por la mayor parte de la audiencia, el entrevistado dijo que los hechos de corrupción pueden aparecer hasta en la gestión de su padre, ya que el Estado siempre es «grande», por lo que es inevitable. Sin embargo, lo que diferencia a su espacio político es que no habrá tolerancia al respecto, además de fomentar políticas privatistas y reduccionistas del esquema burocrático. Aunque pareció un comentario al pasar, o un sincericidio, sus palabras muestran que el diputado tiene formación en materia de incentivos en el ámbito de las políticas públicas. Aunque son cuestiones sencillas de entender, lamentablemente ni en Brasil ni en Argentina, la mayoría de los políticos manejan estos conceptos importantes a la hora de legislar, por lo que multiplican los ámbitos que terminan siendo caldo de cultivo para la corrupción, aunque no tengan la intención de hacerlo.

Sin tapujos, responsabilizó al “socialismo” y al “intervencionismo económico” por los desastres populistas y aseguró que hace falta más “liberalismo”. En ese sentido, señaló que las gestiones de los Kirchner o los Lula, piensan que saben lo que es mejor para la gente, más que los propios individuos. En su opinión “siempre que tenemos gobernantes que piensan así” las cosas terminan mal. “El miedo que tenemos en Brasil es que Argentina siga fuerte a un camino como el de Venezuela”, advirtió.

El diputado de Brasil finalizó su entrevista con el medio argentino defendiendo la gestión de su partido y se mostró confiado que Jair Bolsonaro pueda conseguir la reelección, a pesar de lo que dicen las encuestas que pronostican el retorno del PT. Ante la pregunta de los periodistas sobre la supuesta ventaja que Lula le llevaría a su padre de cara a la próxima elección, Bolsonaro se mostró confiado y resaltó que las multitudinarias marchas en favor del Gobierno son un muestreo más creíble que las encuestas que se publicaron hasta el momento.

Marcelo Duclos – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.