Redacción BLes– Varios legisladores del Partido Demócrata han amenazado el pasado sábado 19 de septiembre con expandir la Corte Suprema y aumentar el número de jueces para presionar la votación del presidente Donald Trump y los congresistas republicanos para ocupar la vacante que dejó la recién fallecida juez, Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema.

La vacante que dejó Ginsburg podría representar un cambio que favorecería al presidente Donald Trump y al Partido Republicano en la Corte Suprema.

El 11 de agosto, durante una entrevista con el comentarista conservador Hugh Hewitt, el presidente confirmó que no dudaría en reemplazar una vacante de la Corte Suprema si ocurría antes de las elecciones.

“Ya sabes”, dijo el presidente, “no sé de qué estás hablando, de momento, pero si estás hablando de que si algo pasara ahora, me movería rápidamente. ¿Por qué? Quiero decir, lo harían. Los demócratas lo harían si estuvieran en esta posición”, agregó.

El presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el demócrata Jerry Nadler, expresó: “Si el Senador McConnell y el Partido Republicano del Senado forzaran a un nominado durante la sesión de “pato cojo” (término que hace alusión a un funcionario que está próximo a dejar su cargo como resultado de una derrota o de los límites legales), antes de que un nuevo Senado y un presidente puedan tomar el cargo, entonces el Senado entrante debería inmediatamente expandir la Corte Suprema”.

“El Congreso tendría que actuar y ampliar la corte, sería el lugar adecuado para comenzar”, agregó Nadler, según lo informado por Breitbart News.

En ese sentido, los demócratas se están movilizando para evitar que el presidente Donald Trump ocupe la vacante en la Corte Suprema y cambie el equilibrio del tribunal estableciendo una mayoría conservadora de 6 a 3.

Como señala Breitbart News, los demócratas están intentando mantener el escaño disponible hasta enero del año entrante esperando que el exvicepresidente y candidato demócrata Joe Biden gane las elecciones de noviembre y pueda proponer su propio candidato para el cargo. 

La Corte Suprema ha estado integrada por un total de nueves jueces durante más de 150 años, sin embargo, según informa la National Public Radio, la Constitución no requiere nueve, ya que el número lo establece el Congreso.

Según explicaron académicos constitucionales al medio antes citado, si los republicanos presionan a través de un nuevo juez y luego pierden el Senado y la presidencia en las próximas elecciones, los demócratas se enfrentarán a una tremenda presión política de la base para llenar los tribunales.

El sábado por la mañana el presidente Trump prometió nominar a un nuevo juez sin demora.

“Nos pusieron en esta posición de poder e importancia para tomar decisiones para el pueblo que tan orgullosamente nos eligió, la más importante de las cuales ha sido considerada durante mucho tiempo como la selección de los jueces de la Corte Suprema de los Estados Unidos. Tenemos esta obligación, sin demora!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, los conservadores rechazaron el mismo sábado la idea de expandir y llenar la corte suprema.

El representante republicano por Tennessee Chuck Fleischmann, dijo que llenar la corte sería “peligroso” y la socavaría como institución.

“Ampliar el tribunal es una idea peligrosa y miope que deslegitimará nuestras instituciones, y eso es lo que los demócratas amenazan con hacer si no se salen con la suya”, escribió el legislador a través de un tweet.

Rich Lowry, editor de la revista conservadora, National Review, expresó: “Ampliar la corte sería un golpe mayor para las normas, la legitimidad y nuestro sistema de gobierno que * cualquier cosa * que Trump haya dicho o hecho”, según lo informado por The Daily Caller.

César Munera – BLes.com