Redacción BLes– Un juez federal de distrito del estado de Pensilvania falló este lunes 14 de septiembre a favor de los demandantes que cuestionaron las medidas del gobernador Tom Wolf por de la pandemia del virus PCCh, reportó AP.

El juez William Stickman IV explicó en su fallo que aunque las medidas tomadas por el gobierno estatal se hicieron con la intención de contener la difusión del virus en una situación de emergencia sanitaria, ‘la autoridad del gobierno no es ilimitada’. “La Constitución no puede aceptar el concepto de una ‘nueva normalidad’ en la que las libertades básicas de la gente puedan subordinarse a medidas de mitigación de emergencia de una duración indefinida”, escribió el juez.

Los demandantes incluyen a dueños de peluquerías, autocines, un vendedor de un mercado de granjeros, un entrenador de caballos y varios funcionarios republicanos que rechazan medidas como limitar la cantidad de personas que pueden reunirse en un lugar cerrado a solo 25, o en un evento al aire libre de solo 250. 

La vocera del gobierno Lindsay Kensinger dijo que apelarán la decisión e intentarán prolongar las restricciones argumentando que las medidas impuestas son muy similares a las que otros estados han adoptado para frenar la pandemia. 

A pesar de que el gobierno estatal relajó algunas de las restricciones, el juez notó que solo las suspendió, sin anularlas, lo que significa que las puede volver a aplicar a voluntad y es esto lo que el fallo busca revertir.

El abogado que representó a los demandantes Thomas W. King dijo: “Es realmente 100% a nuestro favor. La corte encontró en todos los aspectos que las órdenes emitidas por el gobernador y el secretario de salud eran inconstitucionales. Lo que significa que no pueden hacerlo de nuevo, y no deberían haberlo hecho en el pasado”, dijo King.

Al reabrir su economía, Pennsylvania limitó la ocupación al 75% de la capacidad en la mayoría de los negocios y al 50% en teatros, gimnasios, salones y centros comerciales. Impuso medidas aún más restrictivas en bares y restaurantes, a los que la administración de Wolf culpó de un aumento veraniego de casos de virus.

Notablemente, el fallo del juez, que fue designado por el presidente Trump, refleja la postura republicana que aboga por un gobierno no invasivo, poniendo las libertades individuales en primer lugar y ciertamente sienta precedentes, aunque si el caso hubiera sido manejado por un juez liberal o demócrata, es probable que el resultado hubiera sido diferente.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com