Redacción BLes – China está desarrollando un nuevo misil hipersónico con el que podría atacar las redes eléctricas de sus naciones adversarias provocando masivas pérdidas económicas. Especialistas advierten que Estados Unidos se encuentra en un momento crucial de vulnerabilidad ante un ataque como este y debería con urgencia destinar inversiones para su defensa. 

Durante un foro virtual organizado por la Federación para la Paz Universal el pasado martes 23 de noviembre, los analistas dijeron que al tomar conocimiento sobre un nuevo misil electromagnético que está construyendo China, armado con una ojiva no nuclear, hace temer que despliegue un ataque de pulso electromagnético (EMP) provocando un apagón de larga duración de consecuencias económicas devastadoras para EE. UU.

Tanto la red eléctrica de EE. UU. como los sistemas de comunicaciones y transporte, los servicios de agua y alcantarillado, y otros componentes centrales que mantienen en marcha a la sociedad estadounidense podrían verse destruidos por un ataque de este tipo, advierten los expertos.

El régimen chino ya posee los llamados “super EMP”, o armas diseñadas para crear estallidos de energía mucho más fuertes que las versiones anteriores, según indicó un análisis del Grupo de Trabajo sobre Seguridad Nacional y del Territorio de EE. UU., informó Fox News.

“Eso plantea una amenaza real de poder ganar una guerra de un solo golpe mediante un ataque EMP”, dijo Peter Vincent Pry, director ejecutivo de dicho consejo asesor del Congreso. 

“Al atacar el talón de Aquiles tecnológico de una nación como Estados Unidos, podrías ponernos de rodillas y ni siquiera tener que pelear con los Marines o la Armada o la Fuerza Aérea, y ganar una guerra en 24 horas con un solo golpe – un ciberataque combinado EMP”, agregó.

Un informe reciente del Pentágono advierte que la guerra electrónica es una pieza cada vez más importante del arsenal del Ejército Popular de Liberación (EPL). 

La estrategia de guerra electrónica de China “enfatiza la supresión, degradación, interrupción o engaño de los equipos electrónicos enemigos a lo largo del continuo de un conflicto mientras protege su capacidad para usar el espectro cibernético y electromagnético”, dice el informe.

Y agrega: “Es probable que el EPL utilice la guerra electrónica al principio de un conflicto como mecanismo de señalización para advertir y disuadir la acción ofensiva del adversario. Los posibles objetivos de la guerra electrónica incluyen sistemas adversarios que operan en rangos de frecuencia de radio, radar, microondas, infrarrojos y ópticos, así como sistemas informáticos y de información del adversario”.

Entre tanto, Plamen Doynov, profesor de la Universidad de Missouri-Kansas City y director de tecnología de la empresa EMP Shield, señaló que a diferencia de un ataque nuclear, de una campaña de bombardeo tradicional o de una invasión terrestre, un ataque EMP no causa ninguna víctima directamente, “es incruento, al menos inicialmente”, pero con el tiempo se podrían perder muchas vidas.

Peter Vincent Pry advierte que su bien EE. UU. posee la capacidad tecnológica para defenderse de un ataque electromagnético, se enfrenta a una dificultad de índole político que lo deja vulnerable para dar respuesta, ya que son varias las agencias estatales y empresas de servicios públicos responsables de la red eléctrica del país.

“Sabemos cómo protegernos contra él. No es un problema tecnológico. Es un problema político”, dijo Pry.

Fox New menciona que el expresidente Trump había empezado a considerar este problema en 2019 cuando firmó una orden ejecutiva que ordenaba la coordinación de todo el aparato gubernamental para abordar la defensa frente a un ataque EMP.

Vanesa Catanzaro – BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.