Redacción BLes– Rand Paul, senador republicano de Kentucky, usó su cuenta de Twitter este domingo 29 de noviembre para señalar un análisis reciente sobre las anomalías en el recuento de los votos en 3 estados claves cuyos resultados son disputados por el equipo legal de Trump.

“Interesante… El margen de “derrota” en 4 estados se produjo en 4 descargas de datos entre 1:34-6:31 AM.  ¿Anomalía estadística? ¿Fraude? Miren las pruebas y decidan por sí mismos. (Es decir, si Big Tech les permite leer esto)”

En su tweet el senador dejó un enlace a un reporte realizado por Vote Integrity un grupo independiente de análisis de datos que, usando fórmulas matemáticas cuestionó la irregularidad o anomalía de los picos de votos que el candidato demócrata tuvo durante la madrugada del 4 de noviembre y arrojó luz sobre la manipulación de las elecciones.

“En la madrugada del 4 de noviembre de 2020, el candidato demócrata Joe Biden recibió varios ‘picos de votos’ importantes que mejoraron sustancialmente -y de manera decisiva- su posición electoral en Michigan, Wisconsin y Georgia. Mucho escepticismo e incertidumbre rodea a estos ‘picos de votos’”, explica la introducción del análisis.

“Los críticos señalan las prácticas sospechosas de recuento de votos, las diferencias extremas entre el recuento de votos de los dos principales candidatos y el momento en que se actualizan los votos, entre otros factores, para poner en duda la legitimidad de algunos de estos picos”, continúa diciendo.

Te puede interesar:

Mientras que explica que el análisis de datos en sí no puede demostrar fraude sí destaca una irregularidad que merece un escrutinio más detallado.

El reporte aclara haber usado los datos publicados disponibles de los medios de comunicación en 8954 actualizaciones individuales en el conteo de votos (diferencias en los totales de votos de cada candidato entre los sucesivos cambios de los totales de votos en curso, coloquialmente también llamados “descargas” o “lotes”).

El análisis explica que todas las actualizaciones siguen un patrón similar pero que de las 8954 actualizaciones descubrieron 4 que son particularmente “aberrantes” que sucedieron en el mismo lapso de 4 horas en los estados de Georgia, Michigan y Wisconsin.

“De las 8.954 actualizaciones de votos utilizadas en el análisis, estas cuatro actualizaciones decisivas fueron la primera, segunda, cuarta y séptima más anómala de todo el conjunto de datos. No sólo cada una de estas actualizaciones de votos no sigue el patrón generalmente observado, sino que el comportamiento anómalo de estas actualizaciones es particularmente extremo,” explica el reporte.

Las 4 actualizaciones anómalas del 4 de noviembre fueron las siguientes:

  1. En Michigan a las 6:31 a.m. que muestra 141.258 votos para Joe Biden y 5.968 votos para Donald Trump
  2. En Wisconsin a las 3:42 a.m. que muestra 143.379 votos para Joe Biden y 25.163 votos para Donald Trump
  3. En Georgia a la 1:34 a.m. que muestra 136.155 votos para Joe Biden y 29.115 votos para Donald Trump
  4. En Michigan a las 3:50 a.m. que muestra 54.497 votos para Joe Biden y 4.718 votos para Donald Trump

A finales de la noche de las elecciones de 2020, el presidente Donald J. Trump tenía una ventaja de alrededor de 100.000 votos en Wisconsin, una ventaja de alrededor de 300.000 votos en Michigan, y una ventaja de alrededor de 700.000 votos en Pennsylvania.

Muchos precintos en estos estados anunciaron una “pausa” en el conteo y despacharon a los observadores republicanos de las urnas a sus casas, sin embargo, durante la noche las cifras continuaron cambiando lo que significa que el conteo continuó sin los observadores.

En las primeras horas de la mañana siguiente, Biden pasó a ganar Wisconsin, al igual que Michigan poco después. Unos días más tarde, Georgia y Pennsylvania siguieron su ejemplo. Dado el incierto contexto, muchos observadores y comentaristas estadounidenses se sintieron inmediatamente escépticos ante estas tendencias.

El alcance del fraude cometido por los demócratas es tan intrincado y masivo que incluso el abogado Lin Wood del grupo “We the People” solicitó ayer al presidente Trump que use su poder ejecutivo para declarar una ley marcial limitada para volver a realizar las elecciones.

Mientras los medios principales y muchos “conservadores” intentan empujar la idea de que el presidente Trump tiene que conceder, Estados Unidos se enfrenta a su prueba más grande de decidir entre caer en manos del socialismo para perecer o seguir aferrándose a la esperanza de que la verdad y la justicia triunfarán sobre el fraude y la mentira.

Álvaro Colombres Garmendia-BLes.com