Se registraron 203.598 detenciones en agosto, mientras la crisis migratoria iniciada por Biden se profundiza y llega al peor momento de la historia.

El número de detenciones de migrantes en la frontera sur aumentó a más de 200.000 en agosto, el segundo número mensual más alto de la historia de Estados Unidos, solo superado por los numeros de agosto del año pasado.

Hubo exactamente 203.598 detenciones en la frontera en el mes de agosto de este año, un ligero aumento de los 199.976 encontrados en julio y ligeramente menos que los 209.840 encontrados en agosto del año pasado.

En número de detenciones no representa la cantidad de cruces ilegales, ya que se estima que entre el 20% y el 30% de los cruces no llegan a ser interceptados por la policía fronteriza, por lo que el número total de ingresos de inmigrantes ilegales está más cerca de los 250.000.

Desde la llegada de Biden a la Casa Blanca, el pasado 20 de enero del 2020, hasta la fecha, se han registrado casi 4 millones de detenciones en la frontera sur, unos 1,7 millones de detenciones durante el 2021, y 2,2 millones de encuentros en lo que va del año.

En el primer día en la Casa Blanca, Biden impulsó una serie de reformas a las políticas migratorias de Estados Unidos. Ordenó frenar inmediatamente la construcción del muro fronterizo, además de publicar una circular donde le pedía “decencia, flexibilidad y humanidad” a los policías de la patrulla fronteriza.

Además, en un discurso durante los primeros días de su gobierno en enero del año pasado, anunció que estaba analizando la amnistía para 10 millones de inmigrantes ilegales actualmente en el territorio estadounidense. Estas palabras le dieron la esperanza a millones de latinoamericanos, de que si cruzaban la frontera con vida podrían en algún futuro conseguir la amnistía.

En los meses siguientes, la frontera enfrentó un aumento de migrantes provenientes de Centroamérica, especialmente caravanas de Nicaragua, El Salvador y Honduras, que culminó con la crisis total del mes de agosto del año pasado.

La misma situación se está repitiendo este año, con inmigrantes de Venezuela, Nicaragua y Cuba, que según las autoridades estaba impulsando una “nueva ola de migración” en todo el hemisferio.

Según los datos de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), las detenciones de migrantes provenientes de México y de Centroamérica se redujeron por tercer mes consecutivo, representando solo el 36% de los encuentros, mientras que un 55% de las detenciones fueron de personas escapando de los regímenes totalitarios de Venezuela, Cuba y Nicaragua, un aumento del 175% respecto a la composición del año pasado.

En esta ola migratoria, informes de inteligencia aseguran que hay miles de criminales que fueron liberados de las cárceles venezolanas, nicaragüenses y cubanos para que se infiltren en Estados Unidos.

El informe, confeccionado para enviarse a los agentes de la patrulla fronteriza, instruye a los oficiales que extremen los cuidados al encontrarse con los grupos de inmigrantes en la frontera, ya que entre en los liberados se encuentran presos con condena firme por violación, asesinato y tráfico ilegal.

“Los regímenes comunistas fallidos en Venezuela, Nicaragua y Cuba están impulsando una nueva ola de migración en todo el hemisferio occidental, incluido el reciente aumento de encuentros en la frontera suroeste de los Estados Unidos”, dijo el comisionado de CBP, Chris Magnus, en un comunicado.

Fuente: La Derecha Diario