Redacción BLesLuego de la renuncia inesperada de una de las cofundadoras de Black Lives Matter (BLM) Patrisse Cullor, distintas sedes de la organización en todo el país han manifestado su desacuerdo con los líderes del movimiento y reclaman mayor transparencia y responsabilidad en sus acciones y directivas. Los reclamos y renuncias de dirigentes han dejado al descubierto la crisis institucional que enfrenta la agrupación.

Si bien muchos de los conflictos no son nuevos, terminaron de estallar recientemente luego de la renuncia de Cullor, quien quedó envuelta en un escándalo luego de ser acusada por la compra de mansiones millonarias en barrios de lujo durante los últimos meses.

Cullor dejó vacante su puesto de directora ejecutiva de la fundación BLM y las luchas internas no descansan desde ese entonces.

En este contexto surgió una especie de subgrupo denominado BLM 10 Plus, el cual hace referencia a las 10 sedes de BLM originales y otras nuevas que surgieron luego, el cual se ha manifestado contra BLM Global Network Foundation (BLMGN) y sus directivos.  

A través de un comunicado público, BLM 10 Plus, le exige a BLMGN y a su cofundadora Patrisse Cullor una detallada “rendición de cuentas”.

“No escondas nada de las masas de nuestro pueblo. No digas mentiras. Exponga las mentiras cada vez que se las diga. No enmascare las dificultades, los errores, los fracasos. No reclame victorias fáciles”, se puede leer en el inicio del comunicado.

En el comunicado se reveló que el 30 de noviembre del 2020, las 10 sedes principales ya habían escrito una declaración pública reclamando mayor responsabilidad a sus directivos.

Lo más polémico del asunto, es que tras la publicación de esta declaración, los nombres de las sedes se eliminaron rápidamente del sitio web de BLMGN, como aparente castigo al público reclamo.

En el nuevo comunicado, los firmantes aseguran que el número de sedes que se han alineado en apoyo de las declaraciones del año anterior, casi se ha duplicado. Algunos de estas sedes han hecho sus propias declaraciones haciéndose eco no solo del llamado a la rendición de cuentas, sino también en el reclamo por la transparencia, la democracia y la transformación interna de la organización central.

Según BLM 10 Plus, la conducción de la organización ni siquiera estaría siendo eficiente en sus funciones para lograr los objetivos básicos de la organización para la reivindicación de los derechos de la gente negra, más bien estaría perdida en ambiciones individuales.

Le recomendamos: El EVER GIVEN TRANSPORTABA cosas MUCHO PEORES de lo que se pensaba

Ad will display in 09 seconds

También se denuncia el sospechoso ocultismo por parte de BLMGN y la poca transparencia de sus directivos, los formas organizativas, sociedades y fondos.

“Lo poco que sabemos proviene de las persistentes solicitudes de transparencia a lo largo de los años. Solo conocemos a algunos miembros del personal y contratistas de BLMGN y la poca información que recibimos sobre sus roles ha sido inconsistente. Los salarios, como los de Patrisse Cullors, otros fundadores y el personal nunca se han informado a las sedes”.

BLMGN tampoco habría promovido la comunicación entre las diversas sedes lo que provocó el desconocimiento y desconfianza sobre las transferencias de fondos a cada una y el modo utilizado para decidir cuanto dinero enviar a cada sede.

Todo esto se produce pocos días después de que la red BLM Global reiterara su compromiso con el “trabajo de base en el terreno de los organizadores, las sedes y las comunidades de todo el mundo”. También anunció la incorporación de nuevas sedes tanto en Estados Unidos como en otras partes del mundo. 

Toda esta situación dejó al descubierto la crisis institucional de la polémica organización de izquierda que durante el 2020 fue criticada por gran parte de la sociedad por protagonizar destrozos en casi todas las ciudades de los Estados Unidos, bajo el amparo de los medios hegemónicos, políticos izquierdistas y empresarios globalistas.

Andrés Vacca – BLes.com