Redacción BLes – Nuevamente reinó la anarquía, la violencia y la destrucción en Seattle luego de que la agrupación de izquierda Black Lives Matter (BLM) se manifestara el lunes por no estar de acuerdo con la reducción de un 18% en el presupuesto planificado para seguridad en el 2021. La agrupación reclama una cuantiosa quita del 50% de los fondos destinados a las fuerzas policiales.

La policía de Seattle realizó varios arrestos durante una manifestación organizada en Capitol Hill, después de que grupos de manifestantes se dispersaran generando destrozos y ataques vandálicos contra negocios y contra los oficiales de policía que intentaban tranquilizar la situación. En el camino hicieron grafitis en varias paredes y vidrieras de Black Lives Matter y frases relacionadas con el movimiento de Defund The Police.

En un comunicado de prensa de la policía, declaró que se registraron 4 personas detenidas que habían sido sorprendidas dañando un cajero automático y más tarde, fueron identificadas y capturadas generando destrozos en una cafetería de la zona. 

Uno de los grafitis fotografiado por la policía, hace referencia al movimiento “Land Back”, una agrupación de izquierda que está tomando cada vez más protagonismo en las calles reclamando derechos a la “soberanía indígena”.

Le recomendamos:

Seattle fue víctima constante de la violencia de izquierda desde la muerte de George Floyd. Durante las últimas semanas, luego de que los medios de comunicación proclamaran como presidente al candidato demócrata Joe Biden, los disturbios disminuyeron considerablemente. 

Pero desde que se conoció la noticia de que la alcaldesa demócrata Jenny Durkan redujo el presupuesto policial en un 18%, cuando la izquierda pedía un 50%, los manifestantes volvieron a las calles. 

El recorte de fondos de un 18% de en el presupuesto de seguridad ya implica la eliminación de docenas oficiales de policía. Y según alertó Neon Nettle, el Departamento de Policía de Seattle, también debió echar a los agentes de seguridad del estacionamiento, trabajadores de salud mental y telefonistas del 911 fuera del departamento de policía.

La alcaldesa Durkan dijo en un comunicado al respecto de los recortes: “Creo que estamos sentando las bases para realizar cambios sistémicos y duraderos en la vigilancia”.

Paradójicamente, los recortes presupuestarios se producen cuando Seattle está experimentando un fuerte aumento de los delitos violentos, incluyendo 55 asesinatos en lo que va del año.

Sin embargo las autoridades demócratas optaron por ceder a los reclamos violentos de la izquierda radical, y no obstante esto, quedó demostrado que van aún por más y aseguraron no parar hasta no conseguir el 50% del recorte en seguridad. 

Andrés Vacca – BLes