Redacción BLes– Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. se mostraron francos sobre los casos de infección relacionados con el brote del Delta en Massachusetts, revelando que tres cuartas partes de los pacientes se encontraban en situaciones de infección inesperada.

En un estudio publicado por los CDC el viernes 30 de julio sobre el brote de COVID-19 en Provincetown, en Cape Cod, condado de Barnstable de Massachusetts, se informa de que el 74% de las nuevas infecciones se produjeron entre la comunidad vacunada, según Ars Technica.

El análisis examinó a 469 pacientes infectados por el virus CCPh (Partido Comunista Chino) relacionados con el brote de Cape Code entre el 3 y el 26 de julio y descubrió que 346 de ellos estaban totalmente vacunados.

Los casos de brote que analizaron experimentaron problemas como tos, dolor de cabeza, dolor de garganta y fiebre, y los CDC informaron de forma alarmante de que el 79% de ellos tenían estos problemas.

Entre los cinco pacientes de Massachusetts que tuvieron que ser hospitalizados debido a enfermedades graves causadas por el virus de la PCCh, sólo uno de ellos no estaba vacunado, pero tenía problemas médicos subyacentes. En los otros cuatro pacientes, dos declararon tener afecciones médicas existentes.

Le recomendamos: La INQUIETANTE VERDAD DETRÁS de las INUNDACIONES en China

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Los datos señalan que los encuestados en Massachusetts recibieron las vacunas de Pfizer y BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson.

En un documento filtrado, los CDC habían advertido que la variante Delta era tan contagiosa como la varicela y capaz de propagarse mucho más rápido que los virus que causan el MERS, el SARS, el Ébola, el resfriado común, la gripe estacional y la viruela.

El departamento también admitió los casos de infecciones inesperadas causados por la cepa Delta, diciendo que llevan tantos virus en su sistema como los no vacunados.

Pero ese estudio tranquilizó al afirmar que las dosis siguen siendo capaces de proporcionar una protección del 90% contra las enfermedades graves, aunque las personas vacunadas seguirán contribuyendo a la propagación del virus letal.

“Las vacunas previenen más del 90% de las enfermedades graves, pero tal vez sean menos eficaces para prevenir la infección o la transmisión”, se lee. “Por lo tanto, hay más infecciones inesperadas, y más propagación en la comunidad a pesar de la vacunación”.

Los CDC de ese informe dijeron que por eso seguían recomendando a los vacunados que siguieran poniéndose mascarillas y siguen instando a más estadounidenses a inocularse, diciendo que era “la mejor defensa contra la variante.”

“Las medidas que necesitamos para controlar esto son extremas. Las medidas que se necesitan son extremas”, dijo la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, en un comunicado.

De forma similar a las afirmaciones de los CDC, los autores del informe de Massachusetts concluyeron que las autoridades sanitarias locales deberían instar a las personas a que se pusieran las mascarillas en lugares públicos cerrados, sin importar si estaban vacunados.

Los CDC señalaron que los pacientes infectados con COVID-19 declararon haber estado en reuniones interiores y exteriores muy concurridas, como pubs, restaurantes, casas de huéspedes y propiedades de alquiler.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.