Redacción BLes- De acuerdo con una carta dirigida el pasado viernes a la oficina del inspector general del Departamento de Justicia, los demócratas de la Cámara de Representantes estarían buscando impedir la investigación en curso del fiscal federal John Durham, sobre el rol de las agencias de inteligencia de la administración Obama ante la supuesta injerencia rusa en la campaña presidencial de Donald Trump del 2016.

Como ha informado The Daily Caller, la carta fue firmada por los representantes Jerry Nadler, Adam Schiff, Zoe Lofgren y Carolyn Maloney, quienes dirigen los Comités Judicial, Inteligencia, Administración y Supervisión de la Cámara, respectivamente.

“Le escribimos para pedirle que abra una investigación de emergencia sobre si el fiscal general de los Estados Unidos William Barr, el fiscal de los Estados Unidos John Durham y otros designados políticos del Departamento de Justicia están siguiendo la política de larga data del DOJ de evitar tomar acciones oficiales u otras medidas que podrían influir indebidamente en la próxima elección presidencial”, indicaron los demócratas en la carta.

Dicha misiva constituye el último esfuerzo de los demócratas para poner en duda la legitimidad de la investigación del fiscal Durham. Según The Daily Caller, desde el jueves mismo, 10 miembros del Comité Judicial Demócrata del Senado solicitaron al inspector general Michael Horowitz abrir una investigación similar contra el proceso que lleva Durham.

La investigación iniciada por el exdirector del FBI Robert Mueller no estableció conspiración alguna entre el gobierno ruso y la campaña presidencial de Donald Trump, mientras que el informe elaborado por el inspector general del Departamento de Justicia concluyó a finales del 2019 la existencia de 17 errores y omisiones “básicos y fundamentales” en la investigación del FBI de Obama.

De acuerdo con un fallo que fue recientemente desclasificado de un tribunal de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), el gobierno de la administración Obama habría mentido respecto a la base legal empleada para espiar al exasesor de campaña de Trump, Carter Page.

La información producida por los funcionarios del FBI sobre Page fue obtenida de manera ilegal, y, según el fallo, en dicha información fueron encontradas “violaciones del deber de franqueza del gobierno en las cuatro solicitudes”, además indica que “debe retener temporalmente, y potencialmente usar y divulgar, la información recopilada, en gran parte en el contexto de un litigio en curso o anticipado”.

Por otra parte, según registros recientemente publicados por el Departamento de Justicia, miembros importantes del equipo de investigación del entonces designado fiscal Mueller, habrían “borrado accidentalmente” datos de los teléfonos utilizados en la investigación contra Trump.

Como señala The Federalist, la información de varios dispositivos móviles fue borrada o desactivada antes de que las autoridades del Departamento de Justicia pudieran proceder a su examinación y evaluar los registros que contenían los teléfonos.

Entre tanto, los demócratas ahora están pujando para que se proceda a investigar el proceso legal que lleva a cabo Durham, cuestionando su veracidad así como también la capacidad que tenga para publicar su informe antes de las elecciones de noviembre.

La carta de los demócratas cuestiona las decisiones del fiscal general William Barr sobre posibles acciones legales que tomaría el Departamento de Justicia, así como divulgaciones públicas de informes antes de las elecciones.

“Tales acciones claramente parecen tener la intención de beneficiar políticamente al presidente Trump”, acotó la misiva dirigida al inspector general del Departamento de Justicia.

Para los legisladores republicanos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, los demócratas están “absolutamente aterrorizados” por la investigación de Durham y el resultado de sus posibles hallazgos, según lo expresado en un tweet del comité.

“Saben que Barr y Durham están limpiando lo que dejó Obama / Biden DOJ”, escribieron los republicanos. “Y los resultados no serán buenos para ellos”.

Si bien los demócratas se han referido a la investigación de Durham como una ‘caza de brujas’. Como resultado de la investigación del fiscal federal, el mes pasado el exabogado del FBI, Kevin Clinesmith se declaró culpable ante un tribunal que lo acusó de haber hecho una declaración falsa sobre la legitimidad de la campaña presidencial de Donald Trump.

César Múnera-BLes.com