Redacción BLes- Un computador portátil abandonado parece convertirse en la caja de Pandora para el candidato demócrata presidencial, Joe Biden, y para su hijo Hunter porque de allí empezaron a salir miles de datos que los involucrarían en posibles actos de corrupción.

Aunque el disco duro estaba en manos del FBI desde diciembre, recién el 14 de octubre el New York Post lanzó la explosiva noticia que recién empieza a develar los detalles de los lucrativos negocios que durante años dirigió Hunter.

Además de los eventos específicos más destacados se revelan detalles que también podrían dar lugar a hechos importantes, en medio del complejo caso. 

Tal es el caso del agente del FBI que firmó la citación del 17 de diciembre, para comparecer ante el Gran Jurado por el caso del computador que perteneció a Hunter Biden, como lo señala el medio The Gateway Pundit del 16 de octubre. 

La citación es firmada por Joshua Wilson, un agente del FBI, quien al parecer lleva más de cinco años dedicado a la investigación de miles de casos de pornografía infantil, según el medio The Star-Ledger, de Nueva Jersey.

Si bien puede ser solo coincidencia, dos medios, el Western Journal y el Business Insider,  coinciden en que se trata del mismo agente, cita The Gateway Pundit.

Aunque pueda parecer incoherente la mezcla de negocios internacionales multimillonarios gestionados por Hunter Biden, con pornografía infantil,  la desordenada vida de Hunter podría dar lugar a otro tipo de delitos.

Se dice que el disco duro contiene fotos y videos de Hunter consumiendo drogas y en relaciones íntimas. 

Hunter ha tenido problemas de drogadicción, de hecho, la Marina de Estados Unidos lo despidió por esa causa.

Además, tuvo un hijo con una bailarina a quien inicialmente rechazó negando que el niño fuera su hijo, lo que se confirmó cierto con base en pruebas de ADN.

Luego negó que tuviera recursos económicos suficientes para responder por su hijo, pero finalmente negoció con la madre por fuera del juzgado.

En julio Hunter llamó la atención cuando pagó 453.890 dólares por concepto de impuestos al patrimonio en tan solo seis días, y la reportera e investigadora del Washington Free Beacon, Alana Goodman, planteó una pregunta crucial sobre este caso. 

“¿Cómo se las arregló para pagar este gravamen fiscal de 450.000 dólares en seis días? La mayoría de la gente no tiene medio millón de dólares por ahí”, cuestionó Goodman entre otros comentarios, según el video de Fox Business del 11 de agosto.

Otro de los interrogantes se refiere a las causas por las que, luego de 10 meses de tener el disco duro en su poder, el FBI no haya informado sobre la comprometedora información que contiene, más aún siendo que involucra al candidato que eventualmente podría ser el próximo presidente de Estados Unidos.

José Hermosa-BLes.com